Vital Alsar, bandera de Santander por el océano

Navegante. (Santander, 1933). Profesor mercantil; alférez de las Milicias Universitarias, con prácticas en la Legión Extranjera II Tercio Duque de Alba, en el Sáhara Occidental en 1956. Realizó estudios de idiomas en Francia, Alemania y Canadá, al tiempo que se especializaba en soldaduras autógena y eléctrica. Fue profesor en la Academia Berlitz, en Canadá y Washington DF. En 1966 puso en marcha su primera expedición marítima a bordo de ‘La Pacífica’, una balsa de siete troncos y una cabaña de bambú, con la cual partió de Guayaquil (Ecuador) con destino a Australia. Se hundió a los 143 días de navegación, atacada por el teredo (gusano de la madera) y los tripulantes fueron rescatados por un carguero alemán de nombre ‘Mitman’. En 1970 emprendió la expedición ‘La Balsa’ que, también partió de Guayaquil, con una tripulación de cuatro hombres. Después de recorrer 8.565 millas sin escalas, durante de 161 días de navegación, llegó a Moololaba (Australia). En 1973 impulsó la expedición llamada ‘Las Balsas’, a bordo de tres balsas tripuladas por doce hombres de ocho nacionalidades que salvaron la distancia comprendida entre Guayaquil y Ballina (Australia), en una travesía sin escalas que duró de 179 días. En esta ocasión utilizaron una ruta distinta de la expedición anterior, probando la influencia de la corriente de Humbolt por rutas inéditas para este medio de transporte. Recorrieron 9.213 millas y señalaron arrecifes desconocidos en las cartas. En estas expediciones salvaron 42.700 km, estudiando las condiciones de supervivencia en la mar y las técnicas de navegación premodernas. 

En 1977, acometió la expedición ‘Francisco de Orellana’ entre Guayaquil y Belém Do Pará a bordo de seis balsas. Los expedicionarios remontaron el río Babahoyo, continuaron a pie 800 km, pasaron por Los Andes y, tras construir tres embarcaciones, a orillas del Napo, afluente del Amazonas, descendieron hasta Belém Do Pará, recorriendo 700 kilómetros. En 1978 logró rescatar los barcos en Belém Do Pará, donde habían sido detenidos por las autoridades brasileñas, abortando su proyecto de continuar hasta España, y los hizo llegar hasta Tampico (México) en una expedición que fue bautizada ‘El hombre y la mar’. El 7 de mayo de 1978, las tres embarcaciones zarparon desde Tampico rumbo a Santander, ciudad a la que arribaron el día 7 de octubre, después de cinco meses dos de los cuales permanecieron en el Golfo de México. 

En 1982 participó en las labores de construcción de ‘La Marigalante’, réplica de la ‘Santa María’, carabela utilizada por Colón en su primer viaje a las Indias. En 1987 fue botada la nao y rindió homenaje con este primer viaje desde el puerto de Alvarado (México) hasta Santoña al cartógrafo Juan de la Cosa. En febrero de 1988 prosiguió su viaje, zarpando con rumbo al puerto gallego de Bayona, desde donde se dirigió a Palos de Moguer (Huelva), para llegar después hasta Sevilla. Tras realizar varias escalas, la expedición finalizó, un año después, en Guayaquil (Ecuador). En 1992, con motivo del V centenario del descubrimiento europeo del continente americano y a bordo de La Marigalante, Vital Alsar realizó una travesía que partió de Veracruz (México) rumbo a España. Desde 1995 se encuentran en el antiguo campo de tiro de la Magdalena de Santander, los galeones y la esfera salvavidas que Vital Alsar donó a la comunidad autónoma cántabra. (Fuente: Gran Enciclopedia de Cantabria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *