De la consulta a la historia de Santander, se sabe que perteneció a la región conocida por los geógrafos romanos con el
nombre de Cantabria, que se dilataba desde la ría de Villaviciosa, en Asturias, hasta la ría de Oriñón, al Oeste de Castro
Urdiales. Plinio la menciona con el nombre de Puerto de la Victoria (Portus Victoriae), donde Marco Agripa la hubo de
alcanzar insigne de los cántabros, 21 años antes de la Era cristiana. Los investigadores, deduciendo los datos aportados por Plinio, sitúan el Puerto de la Victoria en la actual Santander, pues consignan que distaba de las fuentes del Ebro, 40.000 pasos (unos 64 kilómetros), que es precisamente la distancia que media emre Santander y Fontibre. En los primeros siglos de la Reconquista los cristianos apellidaron al trecho de Cantabria limitado por el mar y los ríos Saja y Miera, Asturias de Sancto Anderio, «por existir-dice un autor-la cabeza del mártir alférez español San Emeterio en la iglesia del pueblo de los romanos llamado Puerto de la Victoria»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: