El inquisidor Pedro de Camino y Mijarazo

 

 

  • Pedro de Camino y Mijarazo, nacido en Ajo (Bareyo) fue inquisidor apostólico de Sevilla. 
  • Está enterrado en la iglesia de Santa Ana, en Triana

Pedro de Camino y Mijarazo nació en 1557, estudió en Salamanca, fue
cura beneficiado en la iglesia parroquial de San Martín de Ajo e ingresó en el Santo Oficio en 1587 como Promotor Fiscal del Santo Oficio del Reino de Murcia y su Distrito y Jurisdicción. En 1593 fue nombrado Inquisidor Apostólico de las Islas y Obispado de Canarias, su Distrito y Jurisdicción, cargo del que tomó posesión al año siguiente. En 1601 pasó a ser Maestrescuela de la Catedral de Canarias, para lo que tenía que renunciar a su canonjía en dicha catedral. En 1604 fue nombrado Inquisidor Apostólico de la Provincia de
León, con residencia en Llerena, donde tomó posesión en 1606.
El 27 de marzo de 1608 el licenciado don Pedro de Camino fue designado Inquisidor Apostólico de la Ciudad y Arzobispado de Sevilla y su Distrito y tomó
posesión el 30 de abril de 1608, cargo en el que permaneció catorce años, hasta su fallecimiento en 1622.
Aunque estuvo propuesto para obispo de Santo Domingo, en América, no resultó elegido. Otorgó testamento el 27 de diciembre de 1621 en el Castillo de
Triana y ordenó ser enterrado en la sevillana iglesia de Santa Ana, en el arrabal de Triana, donde efectivamente fue sepultado el 7 de enero de 1622. Entre otros bienes (bienes raíces, muebles, dinero, oro, plata y derechos
o Alcabalas en las Asturias de Santillana), tenía un juro de 132.000 maravedís de renta anual, a razón de 25.000 el millar, situado sobre el Almojarifazgo de
la ciudad de Sevilla.

Jándalos.Miguel Ángel Aramburu-Zabala Higuera y Consuelo Soldevilla Oria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *