Cuatro Caminos: su historia

Cuatro Caminos debe su nombre a que en este punto confluían antiguamente el Camino Real a Burgos, las Calzadas Altas, el Camino de Becedo y un camino que subía hasta Pronillo. En este lugar hubo una caseta de «fielato de arbitrios», un lugar en el que eran revisadas todas las mercancías que entraban en la población y así evitar la entrada de mercancías no permitidas. En ese tiempo era conocido como la Tercera Caseta, ya que era la caseta de fielato más alejada del centro de la población.

El lugar recibió oficialmente el nombre de Cuatro Caminos en 1852, cuando se proyectó el ensanche de la calzada de la calle San Fernando. En 1868, al inicio de la Revolución que pretendía derrocar a Isabel II, los liberales santanderinos alzaron en Cuatro Caminos una barricada contra las tropas enviadas por el Gobierno.

Durante la ocupación francesa, el general Barthelemy, al mando en Santander, mandó instalar una horca en Cuatro Caminos como amenaza represiva y disuasoria contra los que se oponían a Napoleón y la ocupación francesa.

Tomado del blog https://escenasdesantander.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: