El poder de los abades de Santander

 

 

El maestro Flórez afirma en la España Sagrada: «Estos buenos estatutos, costumbres y privilegios de la iglesia de Santander la hicieron muy sobresaliente, por la gran jurisdicción que tenían los abades, la cual era eclesiástica, civil y criminal, con señorío de la villa y lugares de la Abadía, poniendo ,alcalde mayor, merino, escribano y ministro ,de jusucia, cárcel y prisiones en los lugares de su jurisdicción y juntamente tenían la prerrogativa de nombrar y conferir las prebendas de su iglesia con los demás beneficios que le
estaban anejos; y esta gran autoridad, junta con los emolumentos de sus rentas, movía a que pretendiesen la Abadía las personas más distinguidas, sin exceptuar las reales, como prueba el infante Don Sancho, hijo de San Fernando, que fué abad de Santander.

José Simón Cabarga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: