La fiesta de los Santos Mártires a lo largo de la Historia (II)

Por otro lado, la procesión, que hoy en día transcurre por la calle de Somorrostro, la Plaza del Obispo Eguino y Trecu y que finaliza en la Catedral, no siempre fue así, pues la tradición de la devoción hacia los Santos estuvo muy unida al ambiente marinero y las procesiones se hacían por el mar hasta los años 30 del siglo XX. En el libro de Mario Crespo y otros autores, nos cuentan que esta relación entre los Mártires y los pescadores del Cabildo de Abajo no es algo puntual o anecdótico, pues a ellos pertenecía una ermita-humilladero situada junto a las antiguas murallas de Santander dedicada a la “Purísima Concepción” y que posteriormente sería trasladada al Alto Miranda donde hoy en día se ubica la iglesia de los “Padres Redentoristas” en 1848, siendo epicentro desde 1849 de la celebración de la festividad de los Mártires con su romería y sus bailes; ya en 1895, los espacios de celebración no solo se redujeron a Miranda, sino que se amplió a los Pinares del Sardinero y el Río de la Pila al igual que pasó de ser una festividad en principio gremial, acabando por extenderse a toda la población de Santander.
Por otro lado, se sabe que la “Cofradía de lo s pescadores de San Martín de Abajo” durante al menos los primeros 20 años del siglo XX siguió organizando en Alto Miranda (a donde se trasladó la ermita-humilladero en 1848-1949) la romería de los Santos Mártires, tradición cuyo origen se encuentra en la
segunda mitad del siglo XIX.
Con el siglo XX ya iniciado, en 1907 se tiene constancia de que se seguía llevando a cabo la procesión con la salida de las reliquias de San Emeterio, SanCeledonio y el brazo de San Germán desde la Catedral, como era tradición en Santander.
El periódico “El Cantábrico” (posterior “Alerta”), por su parte, nos relata que en 1928 el programa de fiestas por los Santos Mártires fue el siguiente: misa con su consiguiente procesión por el “Paseo Pereda” hasta llegar a las “Pedreñeras” en donde se embarcaban las reliquias en una procesión marítima donde había variedad de barcos de vapor, “pajaretos” y el remolcador “San Martín”;a las 22:00 hubo además una gran verbena en la “Calle Castelar” que tenía servicio de “ambigú”,refrescos y amenizado con una agrupación artística; la jornada festiva finalizó con fuegos artificiales lanzados desde el malecón de “Puerto Chico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: