Vicente Jenaro de Quesada, Marqués de Moncayo:Gobernador militar y político de Santander entre 1814 y 1820

Militar español nacido en La Habana el 19 de septiembre de 1782 y muerto en la calle Hortaleza (Madrid) el 15 de agosto de 1836.

Hijo del teniente coronel Juan Nepomuceno Quesada, gobernador de Nicaragua, quien consiguió para su hijo una plaza de cadete de Infantería en Cuba, el 20 de septiembre de 1794, pasando a Guardias Valonas en Madrid, el 8 de octubre de 1796, en cuyo cuerpo ascendió a alférez en 1800, corriendo a su cargo la detención de Godoy en el motín de Aranjuez, 9 de marzo de 1808.

El 2 de mayo luchó en Madrid, huyendo en seguida a Badajoz, donde la Junta Suprema de Extremadura le nombró teniente coronel. Fue herido y llevado preso a Francia, en donde irritó a las autoridades napoleónicas con sus continuas reclamaciones. Allí, según Francisco Javier Pérez, conoció a Labrador. Huyó, regresando a España, siguiendo la Guerra de la Independencia en Cataluña, Cádiz, Sevilla, La Mancha. Brigadier, en 1814, Gobernador militar y político de Santander, entre 1814 y 1820, Mariscal de campo, en 1815.

Restablecida la libertad en 1820, es uno de los tres generales españoles a quienes S.M. autoriza para obrar en su nombre, a fin de reintegrarle en sus derechos absolutos (los otros dos son el Duque del Infantado y el Marqués de Castelar). Descubierta la trama, tuvo que huir a Francia, donde siguió conspirando de acuerdo con la Regencia de Urgel y el general Francisco Eguía.

Volvió a España con Angulema, en 1823, titulándose Comandante general de las provincias vascongadas. El 9 abril 1823 intimó la rendición a Bilbao, villa en la que entró el 12. Restableció el absolutismo también en Santander. Teniente general, diciembre de 1823.
Gobernador de Madrid y segundo cabo de Castilla la Nueva, en enero de 1824, Capitán general de Granada, en agosto de 1824, de Valencia, en febrero de 1825, de Guipúzcoa, en junio de 1825, y de Andalucía, en agosto de 1825 a 1833. Se dice de él que en 1831 se resiste a matar a los prisioneros liberales, pero el gobierno insiste.

Capitán general de Castilla la Vieja, 1833, siguió el partido de María Cristina, quien le confirió el título de marqués. En enero de 1834 logró la disolución de la Junta de Armamento y Defensa de Santander.
Luchó en la guerra carlista, al mando del ejército del Norte (sucedió a Valdés y fue sustituido por Rodil). En su cuartel general de Pamplona el 11 de marzo de 1834 dicta medidas para la pacificación de la provincia. Capitán general de Castilla la Nueva, desde el 1 de septiembre de 1835.
Tras el pronunciamiento de los sargentos de la Granja huyó de Madrid, pero fue detenido y muerto por la multitud en Hortaleza. Estaba en posesión de la gran cruz de San Fernando.

FUENTE: Texto extraído de http://www.mcnbiografias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: