Las cigarreras de Santander (y II)

Que eran de rompe y rasga lo confirma José del Río Sainz refiriéndose a las postrimerías del siglo pasado:
La gente más alegre de mi tiempo, en punto a mujeres, eran las cigarreras… Entonces eran las que daban el tono del optimismo popular. Quizás por eso los demás elementos populares les tenían envidia y mala voluntad. En mi niñez oí cantar a otras mujeres del pueblo una copla que decía así:

«Fábrica de Tabacos, /

no te cayeras y cogieras debajo /

las cigarreras».

Y es que las cigarreras llevaban los mejores hombres, alternaban con los señoritos flamencos y en la verbena de San Pedro, en la calle Alta, eran las ‘castigadoras’, las tiranas del baile. Naturalmente, las sastras y demás menestralas, sin carácter y sin historia,no les perdonaban sus éxitos
(Memorias 43)

Añadiré que un buen ejemplo de la popularidad de que gozaban modistas y cigarreras eran las numerosas coplas de Carnaval dedicadas a ellas o en las que se aludía entre bromas y veras a su belleza y a sus encantos, y las pullas en verso que les dirigía por Carnavales el popular Doctor Cambrillón».

Salvador García Castañeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: