La capilla del Conde de Mansilla,Regente de la Real Audiencia de México

20190320_183240-01.jpeg

Situada en el lado de la epístola de la iglesia de la Compañía de Santander.

Campuzano de la Riva-Herrera, Antonio de. Conde de Mansilla (I). Cuchía (Cantabria), 26.II.1635 – Santander (Cantabria), c. 1700. Regente de la Real Audiencia de México.

Antonio de Campuzano nació en el pequeño municipio de Cuchía, perteneciente a la provincia de Santander, en el seno de una distinguida e ilustre familia.

Sus padres fueron Toribio de Campuzano y Trasgallo Cavasa, natural de Cuchía y primer señor de Cerezo, y Ana de la Riva-Herrera y del Río, natural del municipio santanderino de Gajano.

Su infancia transcurrió en la provincia de Santander, donde mostró una fuerte inclinación hacia la carrera de las armas. Con apenas veinte años, solicitó una real licencia para pasar a Indias; allí se estableció en la ciudad de Guatemala, donde conoció a María de Acevedo y Herrera y, poco después, dispuso su matrimonio (c. 1658).

Tras el nacimiento de su hijo primogénito, Francisco (c. 1661), trasladó su residencia a la ciudad de México, donde ejerció el empleo de oidor de la Real Audiencia de esta ciudad y recibió de la mano del Rey merced de hábito de la Orden de Santiago (1667). Su prestigio e impecable carrera en la Audiencia de México lo elevaron a regente de dicha Real Audiencia, empleos por los que obtuvo el reconocimiento del rey Carlos II, que le otorgó un título de Castilla con la denominación de conde de Mansilla (30 de marzo de 1689).

Tras haber acumulado una considerable fortuna en México, al fallecer su esposa María regresó a España y se estableció en la ciudad de Santander. Allí conoció a su nueva mujer, Francisca de Velarde, con la que construyó una gran casa solar, con torreón y oratorio, en cuya fachada principal mandó labrar en piedra las armas de su familia. Su incansable afición a la lectura le llevó a convertirse en uno de los mejores bibliófilos de su tiempo, almacenando entre su gran biblioteca raros ejemplares, con los que en sus últimos años dotó buena parte del fondo de la Biblioteca Real de Madrid.

Su profunda religiosidad y sus fuertes vínculos con la Compañía de Jesús le llevaron a realizar numerosas obras pías, entre ellas la fundación de una capellanía de cinco misas semestrales (24 de diciembre de 1698) en la iglesia del Colegio de la Compañía de Jesús en Santander, donde poseía una tribuna para oír la Santa Misa y un oratorio con enterramiento propio, bajo la advocación de Nuestra Señora del Pópulo, en el crucero lateral de la epístola, donde mandó su sepultura un año después (c. 1700).

Fuentes: Archivo Histórico Municipal de Santander, Protocolos notariales, año 1699, leg. 3210; Biblioteca del Palacio Real de Madrid, Conde de Mansilla; Archivo Histórico Nacional, Exps. Órdenes Militares, Orden de Santiago, exp. n.º 1466, año 1661; Expedientillos, n.º 3792; Archivo General de Indias, Escribanía de Cámara de Justicia, Pleitos del Consejo, Sign. Escribanía_1043B y 1046C, Pleitos Gobernación de Cartagena, Sign. Escribanía_578ª, Pleitos Casa de Contratación, Sign. Escribanía_1092C, Catálogo de Pasajeros de Indias, Sign. Pasajeros_L.14, E.1748; Archivo de la Nobleza (Archivo Histórico Nacional) (Toledo), Secc. Vizcondes de Altamira de Vivero, C.92, año 1768; Archivo del Ministerio de Justicia, Títulos de Castilla, Conde de Mansilla, año 1689 Madrid; Archivo Privado de la Familia Contreras-Saro (Sevilla), Secc. Linaje Campuzano.

José de Contreras Saro / http://dbe.rah.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: