El ser santanderino según Enrique Menéndez Pelayo

Lo que, en fin, caracteriza y define más completamente al «hijo de Santander», hasta constituirle en variedad étnica independiente, es la altísima idea que tiene de ser dignidad ciudadana; la convicción de que pertenece a una casta
privilegiada, como la de los ciudadanos romanos en los días de César; la creencia firmísima de que esta superioridad es reconocida y confesada por toda la redondez de la tierra.

Memorias de uno a quien no sucedió nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: