Escudo de armas de la familia Alvear en la Catedral de Santander

 

La inscripción dice: «ESTA CAPILLA FIZO RRUI (…)/NADO QUE DIOS PERDONE E (..)/RA DE MILE CCCC A(…)/ENTO DE
N(uestr)RO SEÑOR (…)/AL P(r)I(o)R E CABILDO DEL (…)/CUERPOS STOS. LOS TR(E)S (…)/CASA DEL VERGEL DE (…)/DE MAS TAN(DEDA CON EC…)/DIGAN EL DICHO PR(i)O(r) E CABIL(…)/EN CADA AÑO E CADA MES UN ANI(..)». (Fig. 17).
Puede corresponder este escudo con alguna variante a la casa de Alvear. Estaba oculto en una de las paredes de la nave central y apareció al reconstruirse el templo. Pudo haberse enmascarado esta lápida cuando un miembro de la familia Alvear abrió la puerta de la muralla al Marqués de Santillana, dándole acceso a la Rua Mayor en época de la entrega de Santander a don Diego Hurtado de Mendoza.
Sabemos que el pueblo, después de su triunfo sobre el marqués,destruyó los blasones de los hidalgos que facilitaron el asalto a la villa, quemando sus casas y solares. Acaso la capilla familiar fuera también destruida y ocultas sus armas. Se dice que el abad estuvo de parte de los de la Vega y pudo cubrir con cal la lauda para evitar su destrucción.
Los Alvear tenían en la Puebla Baja el famoso «Torreón del Almirante», que perteneció al marino don Sancho de Alvear, y que quedaba en la Ribera, entre la Plaza Vieja y el Puente.
Llegaron los Alvear a Santander desde la Trasmiera, donde tenian su solar en el Valle de Aras, y en el de Guriezo.

Fuente: La Catedral de Santander, patrimonio monumental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: