El lazareto de Pedrosa: El dique de contención ante las enfermedades infecciosas

Pedrosa tiene una extensión de hectáreas, de las que 968 corresponden a la isla y 645 más a tierra firme. Esta ínsula, en el punto sur-occidental de la bahía santanderina, jugó un destacado papel, durante el siglo XIX y comienzos del XX, como lazareto del puerto de la capital. Su carácter de lugar aislado todavía no existía el puente actual, convertían a este islote en un enclave ideal para los fines perseguidos por las autoridades sanitarias de la época, vigilantes en todo momento de que las tripulaciones de los barcos que llegaban a puerto la peste era una patología habitual no contagiaran enfermedades a la población. El embarcadero fue durante años el acceso natural a la isla.El profesor y cirujano Francisco Vázquez de Quevedo, en su publicación La Medicina en Cantabria, y la historiadora Elena Gil Aguirre, en su Catálogo Monumental del municipio de Marina de Cudeyo, coinciden en la preocupación que existía en aquella época por controlar los posibles focos infecciosos a los que se exponía una ciudad portuaria, en donde cargaban y descargaban barcos procedentes allende los mares, por lo que no era difícil el contagio de males tropicales o de otro tipo. Así las cosas, la Junta de Comercio de Santander inició, en 1834, los trámites para convertir a Pedrosa en un lazareto o lugar de cuarentena. Esta lengua de tierra anexa al pueblo de Pontejos, por donde tiene su entrada, se convirtió de esa manera en punto de interés sanitario.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: