Las inflamadísimas alocuciones del obispo Menéndez de Luarca

 

Menéndez de Luarca, en una famosa e inflamadísima alocución al decretar la guerra a Napoleón Bonaparte, advertió
con acrimonia que «el palacio episcopal habría de ser hollado por los caballos de los granaderos del Corso». Y el
vaticinio se cumplió, no de inmediato, sino al regir la provincia el joven jacobino general Barthelemy…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: