Las Casonas y palacios de La Montaña

El origen de las casonas y palacios montañeses se remonta a la baja edad media, (entre los siglos XII y XV), con la aparición de las “torres”, símbolos del poder señorial, son varias las que se encuentran repartidas por la geografía de Cantabria y que han llegado hasta nuestros días en mejor o peor estado, la mayoría son de carácter defensivo o de vigilancia, unas son simples torres de gruesos muros y otras las llamadas casa-torre.
A finales del siglo XV con la unión de las dos coronas más poderosas de España, Castilla y Aragón, la posterior anexión de Navarra y la conquista del reino de Granada, la torres y casas-torre, pierden su función defensiva y por decisión real dejan de tener función militar, es entonces cuando aparecen las casonas solariegas y los palacios edificados por la nobleza, todos ellos blasonados con los escudos familiares, en sus fachadas o en las portaladas y muros.
Tienen estas casonas y palacios como elemento común además de sus blasones, sus fachadas principales con piedra de sillería, construidas por los afamados maestros canteros cántabros sobre todo de la comarca de Trasmiera.
Jose Luis / CANTABRIA Y SANTANDER EN EL RECUERDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: