El Real Consulado de Santander

image

 

Creado el Consulado por Real Cédula de 29 de noviembre de 1785, celebró su primera junta de constitución el 1 de enero de 1786, y cesó en sus funciones el 31 de diciembre de 1829, ya que desde el primero de enero de 1830 comenzaban a ejercer su jurisdicción los Tribunales de Comercio, con arreglo al Código sancionado en 30 de mayo de 1829.
Al cesar el Consulado de Santander los matriculados en él eran 14 hacendados, 48 comerciantes por mayor, 14 mercaderes y 5 fabricantes; y conviene tener en cuenta que la Real Cédula de erección exigía en los que se matriculasen por la clase de hacendados y comerciantes el que tuviesen respectivamente en fincas y giro ocho mil pesos sencillos cuando menos;en los fabricantes, el que fueran dueños de todo o parte de fábricas considerables y en los navieros, el que tuvieran en propiedad embarcaciones capaces de navegar en los mares de Europa y América.
La importancia de los servicios  llevados a cabo por el Consulado de Santander en los 43 años que tuvo de existencia se resume en estas frases: “A él se deben la apertura del camino de Rioja, la reforma y continuación del de Reinosa;  la construcción de los muelles, que con evidente utilidad adornan el Puerto; y si a obras de tan conocido  interés se agregan las sumas que el Consulado ha invertido en el establecimiento de atalayas y vigías, en limpieza del puerto y dársena, en útiles para el socorro de embarcaciones,en corsarios armados a sus expensas para defender la costa, en anticipaciones para el fomento de fábricas, en el establecimiento de sus escuelas de Dibujo, Comercio y Navegación, en reparos
objetos de castillos y cuarteles, en préstamos al Gobierno y en otros muchos objetos de utilidad pública, se hallarán algunos millones de reales suplidos por el Consulado … »

Tomás Maza Solano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: