El edificio de Correos

Realizado a partir de 1918 por Eugenio Fernanzdez-Quintanilla.

Se trata de un edificio exento, de planta rectangular con muros de sillería y entramado de madera. En la parte trasera del edificio hay una balconada cerrada y corrida, la solana, elemento típico del regionalismo montañés.

Es uno de los mejores ejemplos del estilo regionalista montañés que caracterizó buena parte de la arquitectura cántabra de principios del siglo XX. Construido con grandes bloques de sillería, se trata de un edificio exento, de planta rectangular y con un gran hall central, entorno al cual se organizan las diferentes dependencias. Su fachada principal, flanqueada por dos torres poligonales, mira hacia la plaza de Alfonso XIII y los jardines de Pereda. Se levantó en 1915 según los planos de los arquitectos Secundino Zuazo y Eugenio Fernández Quintanilla, y es una de las obras más típicas de las edificadas con anterioridad al incendio de 1941.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: