La iglesia de Santa María de los Ángeles

 

Iglesia de Santa María de los Ángeles, en Perines. Fue diseñada en 1966 por Luis Alústiga Garalzaga. Es un importante testimonio de la arquitectura moderna de mediados del siglo XX en la ciudad, aunque no
tiene ningún tipo de protección.Las vidriera fueron realizadas en 1967 por el artista Javier de Eulate (1919-2012), y las esculturas son talla de José Luis Iriondo. El órgano fue instalado por la casa Amezua-Galdós

Álvarez de Eulate. Álvarez de Eulate es reconocido como uno de los grandes artistas vascos del siglo XX, y mencionado en un sinfín de ocasiones como autor de las vidrieras del santuario de Arantzazu. Nacido en San Sebastián en 1919, ingresó en 1930 en el colegio franciscano de Arantzazu, y en una primera fase realizó cuadros de la serie de la Sant Faz. Es autor también de grandes murales, como los de la iglesia del Sagrado Corazón de Loiola, la parroquia de San Pedro de Lasarte y la ermita de la Magdalena en Bergara.

Pero Álvarez de Eulate fue un franciscano sobre todo de Olite. Tras una estancia de dos años en Cuba, en 1961 se instaló en ese convento navarro y allí instaló su taller y vivió durante 50 largos años.

En la exposición de estas semanas en Arantzazu se pueden ver, además de varios óleos, dos esculturas, una cabeza de Jorge Oteiza y una Virgen con Niño. En el catálogo de la exposición se puede leer un interesante testimonio de otro de los artistas, Xabier Egaña. Habla así de Álvarez de Eulate: «Amaba el paisaje de la huerta del convento con su castillo, las vides, los caquis y las berzas que estaban debajo de la ventana de su taller. Un buen día me enseñó un cuadro que representaba aquel paisaje, pero muy figurativo y bastante ‘blando’ para su forma de pintar. Me comentó que ‘la culpa la tiene esa berza’. Efectivamente, allí estaba. Decía ‘me he fijado en ella y he querido copiarla y eso mismo pidió la de al lado y la siguiente. Y así sucesivamente. ¡Y he fastidiado el cuadro!’. Gritaba enfadado algo que tomé para mí y es que ‘¡hay que saber parar!».

Iriondo. José Luis Iriondo, nacido en San Sebastián en 1931, era hijo de la familia que regentaba el restaurante Okendo en la capital donostiarra, en la calle de igual nombre. En su vocación franciscana influyó su madre Vicenta, que era del caserío Azpilleta del barrio oñatiarra de Aran-tzazu.

Iriondo fue un magnífico dibujante figurativo, con influencias cubistas y gran admirador del pintor realista Aurelio Arteta, cuyas obras copió a lápiz en numerosas ocasiones. Trabajó sobre todo en torno a motivos religiosos y las representaciones del ámbito rural y el costumbrismo vasco. Dejó trabajos en iglesias y conventos de medio mundo; en Gipuzkoa, en iglesias de Aizarna, Aretxabaleta, Arrasate, Astigarraga, Beasain, Berrobi, Hernani, Idiazabal, Mutriku, Ormaiztegi, Zarautz, Tolosa y San Sebastián, entre otras poblaciones. En Arantzazu se pueden ver, entre otras obras, un acrílico sobre madera con temática marinera, y algunas caricaturas de artistas como Jorge Oteiza, Chillida, Ibarrola y Álvarez de Eulate.

Fotos de Safari Santander ( @safarisantander )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: