Ignacio Sánchez-Mejías y su gran amor Marcelle Auclair en Santander

 

Marcelle Auclair (1899-1983) fue una escritora, periodista e hispanista francesa.

En 1933, Marcelle, con 34 años, viaja a Madrid. Lorca le recomienda que conozca al torero Ignacio Sánchez-Mejías, el “andaluz por excelencia”. El encuentro se produjo por fin en la lectura que hace Federico de Bodas de sangre, en casa de Jorge Guillén y surge una atracción que Federico calificó de un “dramón”, dado que ella estaba casada y tenía tres hijos y él, además de esposa, tenía a su amante oficial, La Argentinita.

En el verano de 1934, Marcela está en Santander, en los cursos de la Universidad Internacional. El 5 de agosto, asiste, con sus amigos, a la corrida en la que torea Ignacio, que ha vuelto a los ruedos: «Lleva un traje azul y oro, su perfil de «sombrío Minotauro” tiene una gravedad hierática. Emana de él una fuerza tranquila que nos da seguridad».

Ignacio la descubre, en el tendido, al dar la vuelta al ruedo. Esa noche, la llama por teléfono: «Me quedan tres contratos: mañana, en La Coruña; el 10, en Huesca; el 12, en Pontevedra. Cumplido eso, dejo definitivamente de torear».

Poco después de la conversación, el 11 de agosto de 1934, en la plaza de Manzanares, es corneado por el toro Granadino y muere dos días más tarde a consecuencia de la gangrena. Lorca le dedicaría a Marcelle un autógrafo de su Llanto por Ignacio Sánchez Mejías aparecido en la Editorial Cruz y Raya de Bergamín en 1934.

Fuente:Andrés Amorós/https://www.universolorca.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: