Francisco Antonio de Hermosa y Revilla,​ de Pámanes a gobernar Rota

Francisco Antonio de Hermosa y Revilla,​ primer conde de Torre-Hermosa (PámanesCantabria1657 – Madrid15 de diciembre de 1714) fue un noble y empresario españolcaballero de la Orden de CalatravaGentilhombre de Cámara de su Majestad, miembro del Consejo de la Cruzada y veinticuatro de Sevilla.

Francisco de Hermosa nació en 1657 en la localidad cántabra de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes, siendo hijo de Juan Manuel de Hermosa y Avellano y de Josefa de Revilla y Gallo.

A los doce años fue encomendado al hermano de su padre, Antonio de Piña Hermosa, por aquel entonces obispo de Jaén y anteriormente presidente de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid y obispo de Salamanca; a la muerte de su tío, Hermosa entró al servicio del duque de Arcos de la Frontera.3​ Su primer matrimonio fue con María Núñez de Prado, miembro de una familia noble andaluza propietaria de grandes olivares; tras este ventajoso matrimonio, alcanzó el puesto de Gobernador de la villa de Rota.3​ Después de enviudar, se trasladó a Sevilla, donde emprendió diversos negocios que contribuyeron a aumentar su fortuna, en esta ciudad se casó con Manuela Hidalgo de León.3

A partir de 1702 aprovisionó al ejército del rey, Felipe V, en su defensa de Andalucía. Un año después, en 1703, se trasladó a Madrid y tras enviudar, por segunda vez, se casó con Teresa González Lanzas.​ Durante la Guerra de Sucesión Española (1701 – 1713) se decantó por el bando de la Casa de Borbón, lo que le valió el otorgamiento del título de Conde de Torre-Hermosa, el 12 de enero de 1706.

En 1704 o 1710 mandó remodelar el Palacio y la Torre de Elsedo en su pueblo natal a Francisco de Agüero pero hasta 1716, ya fallecido Francisco de Hermosa, no finalizaron las obras; restauró la torre señorial, levantó la capilla y nuevas estancias (habitaciones y servicios).

Francisco de Hermosa falleció en Madrid, el 15 de diciembre de 1714, le sucedió como conde su hija, Ana Antonia de Hermoza Núñez de Prado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: