HO

28 julio 2021

Las cigarreras de Santander (y II)

Que eran de rompe y rasga lo confirma José del Río Sainz refiriéndose a las postrimerías del siglo pasado:
La gente más alegre de mi tiempo, en punto a mujeres, eran las cigarreras… Entonces eran las que daban el tono del optimismo popular. Quizás por eso los demás elementos populares les tenían envidia y mala voluntad. En mi niñez oí cantar a otras mujeres del pueblo una copla que decía así:

«Fábrica de Tabacos, /

no te cayeras y cogieras debajo /

las cigarreras».

Y es que las cigarreras llevaban los mejores hombres, alternaban con los señoritos flamencos y en la verbena de San Pedro, en la calle Alta, eran las ‘castigadoras’, las tiranas del baile. Naturalmente, las sastras y demás menestralas, sin carácter y sin historia,no les perdonaban sus éxitos
(Memorias 43)

Añadiré que un buen ejemplo de la popularidad de que gozaban modistas y cigarreras eran las numerosas coplas de Carnaval dedicadas a ellas o en las que se aludía entre bromas y veras a su belleza y a sus encantos, y las pullas en verso que les dirigía por Carnavales el popular Doctor Cambrillón».

Salvador García Castañeda

A %d blogueros les gusta esto: