HO

18 octubre 2021

1845:Pereda describe la Plaza Vieja

 

 

…me parecía inconmensurable este espacio.Cuatro casas nuevas,un bazar de modas,un café vistoso,una botica de lujo y algunos otros establecimientos restaurados a la moderna le han quitado el antiguo carácter que le hacía hasta venerable a los ojos de todo buen santanderino.Muy pocos años ha,en esta tienda de la esquina,donde se vendían estampas del Hijo Pródigo y liga de pescar pajaritos,pudiera yo haberte hecho admirar,cuidadosamente trenzada sobre el cuello de su anciano dueño,la única coleta que quedaba en España(sin contar la de los toreros).

Un poco más abajo fabricaba,empa­pelaba y vendía los mejores caramelos de limón que yo he saboreado,doña Marcelina, más conocida por la Siete Muelas,aunque yo hubiera jurado que no tenía una sola.En aquella otra esquina vendía géneros finos doña Juana Barco,cuyo lorito,por charlatán,era en Santander tan popular como su tienda.

(Continuará)

A %d blogueros les gusta esto: