SDR EN LA RED

Dies Domini: 29 de marzo de 2009

Quinto Domingo de Cuaresma
Evangelio
En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta, había algunos gentiles; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban: «Señor, quisiéramos ver a Jesús». Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre».Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo». La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel. Jesús tomó la palabra y dijo: «Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora, el príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí». Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.
Juan 12, 20-33
Comentario
Jesús siempre es la respuesta a todos nuestros interrogantes. Camino de la Cruz, nos va a decir que la Cruz es el camino con dirección obligatoria, pero no el destino que es la Resurrección y la Vida. ¡Nos llena tanto de esperanza saber que todas nuestras cruces están heridas de resurrección! ¡Saber que, detrás de la noche, viene galopando la aurora! Es necesario vivir en el convencimiento, que nos tiene que dar el amor del Señor, de que el grano de trigo tiene que morir si quiere dar fruto. Tiene que ser sembrado en el surco de la vida y, sin embargo, su profunda vocación es vivir y dar fruto. Es el anhelo del corazón del hombre de nuestro tiempo y de siempre. Es el desbordamiento de un Amor que vence en medio de todas las dificultades y tensiones que provoca la existencia. Jesús sabe que va a morir y entrega la vida. Lo hace como una declaración de amor a cada persona. La entrega de la vida a la persona que amamos es el sello de autenticidad del amor. Cristo da la vida y se convierte en grano de trigo que cae en tierra para que tenga vida y la tenga en abundancia. Lo único que hace es vivir por amor, para sembrar amor, para con su Muerte y Pasión, decirnos que su amor es más fuerte que el pecado, que el dolor y que la muerte.No sólo es un amor de verdad, sino que, además, nos lo está diciendo continuamente, aun en todos los acontecimientos de la vida, incluso donde nos es muy difícil descubrir el amor de Dios. Ahora, cuando se acerca el momento de perder la vida, Él sabe que es ganarla , porque el grano de trigo explotará en vida cuando llegue la primavera. Es la lección de la vida. Es nuestra propia realidad. Es nuestra profunda fe cristiana. La última palabra no la tiene la muerte, ni el dolor, ni el egoísmo, ni el terrorismo, ni el aparente triunfo que viven en nuestra sociedad los poderosos en contra de los débiles. Hoy, Jesús nos aclara todas nuestras dudas. Tritura nuestras profundas heridas cuando vemos que, en la sociedad, en nuestro corazón, existen muchas cosas que no funcionan. Es la realidad del grano de trigo. Es una imagen que vale más que mil palabras. Hay que morir para vivir. Tan sencillo, como decir que, a pesar de todas las nubes, el sol sigue brillando en el cielo. Es necesario, en la Pasión, permanecer con la esperanza de que todos nuestros cansancios, todas nuestras muertes, todos nuestros pecados los vence su Amor, esperanza rebosante de vida. Como decía el Hermano Rafael, «toda la ciencia, consiste en saber esperar».
+ Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria-Cáceres.
Please follow and like us:
Pin Share
Síguenos por Email
RSS
TWITTER
A %d blogueros les gusta esto: