Nuestra Señora de la Antigua

Virgen de la Antigua Alejo Fernández, 1511. Pintura del retablo de la capilla de Santa María de Jesús, de la primitiva universidad de Sevilla.

La Virgen de la Antigua es una de la advocaciones marianas con mayor pervivencia y de mayor devoción suscitada tanto en España, como en América.
En el siglo XIII, cuando Fernando III de Castilla, santo, reconquistó la ciudad de Sevilla (año 1248) de manos de los últimos mozárabes del reino de Granada, apareció una imagen en una pintura mural en una mezquita de dicha ciudad, que posteriormente pasó a ser templo cristiano (nave derecha de la Catedral de Sevilla).
Cuenta la leyenda que una noche, durante el asedio a la ciudad de Sevilla, el rey Fernando III de Castilla, estando en el campamento, se postró ante la Virgen de los Reyes para pedirle auxilio. Siendo entonces cuando la Virgen lo llamó por su nombre y le dijo: «Tienes una constante protectora en mi imagen de la Antigua, a la que tú quieres mucho y que está en Sevilla», prometiéndole la victoria. Después, un ángel le hizo penetrar en la ciudad hasta llegar a la mezquita principal en cuyo interior le fue mostrada la pared que la ocultaba, que se volvió trasparente, tal como el cristal, y Fernando III pudo contemplar la imagen de la Virgen tal como había sido pintada siglos atrás. El mismo ángel le orientó para volver al campamento, al que llegó sin menor sospecha e ileso.
Pocos días, tras la rendición de los mozárabes, Fernando III de Castilla entró en Sevilla el 22 de diciembre de 1248, en la fiesta de San Isidoro, obispo y santo patrono de la ciudad.
La iconografía usada para representar a esta Virgen de la Antigua, es aquella con la cual está representada en la imagen, de influencia bizantina, de la ciudad de Sevilla:
La Virgen se encuentra en pie y posición frontal, vistiendo túnica y un manto que le cubre completamente la cabeza. Su rostro, de mirada al frente, aunque levemente girada hacia el Niño Jesús en una amable actitud.
Sostiene delicadamente en su mano derecha una rosa, mientras carga en su brazo izquierdo al Niño, que juega con el jilguero.
Sobre la cabeza, dos ángeles se disponen a coronarla, en tanto otro ángel, más arriba, extiende una cartela en la que se lee la frase evangélica «Ecce María venit ad Templum» en una alusión a la festividad de la Purificación.
A los pies de la Virgen se encuentra una mujer orando de rodillas.
El fondo de la imagen es dorado, adornado con un fino tapiz geométrico de motivos estrellados.
Por devoción a esta Virgen, se fundó de la primera villa española en tierra firme del continente americano, con el nombre de Santa María la Antigua del Darién.
Las reproducciones de la pintura original fueron llevadas desde España al continente americano, por ejemplo a Santo Domingo, Panamá (capital) Panamá, Ciudad de México, Bogotá, Tunja, Chiriví (Nuevo Colón), Lima, Cuzco, etc.
La Virgen de la Antigua ocupa un lugar importante en la Catedral de México (desde 1652), así como en la Catedral de Lima.

http://es.wikipedia.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: