HO

2 diciembre 2020

Huesos de santo

Los mazapanes, junto al turrón, están vinculados en nuestra cultura a las fiestas navideñas. Sin embargo, no sólo se consumen en esa época. Esta golosa mezcla de almendra molida y azúcar es una pasta muy moldeable antes de ser cocida, con unas propiedades parecidas a las de la plastilina. La tentación de hacer figuritas con ella es frecuente y en todos los países, no sólo en el nuestro, los artesanos han creado formas de lo más variado.
A algún anónimo inventor se le ocurrió moldear huesos de mazapán con el fin de hacer la competencia a los buñuelos en el día de difuntos, extendiendo así el consumo de este producto durante el ciclo de celebraciones que anticipa el cambio a la estación invernal.Hay pocos inventos de cocina cuyo origen e historia estén sujetos a una controversia más intensa que la del mazapán. Para unos, se trata de un pan de marzo y, según otros, es pan de maza, en alusión al paciente trabajo de molienda que requiere su elaboración. En cualquier caso, la etimología más probable viene del árabe manthaban.Manthaban se podría traducir por ‘rey sentado’. Según parece, los primitivos mazapanes de la Hispania musulmana solían llevar grabada la figura de un califa sedente. Descartando teorías chovinistas que pretenden atribuir su origen a ciudades determinadas, como Toledo o Venecia, no cabe duda de que este alimento es un producto mediterráneo, y bastante más antiguo de lo que algunos suponen.En Las mil y unas noches hay alusiones a un manjar exquisito que algunos interpretan como mazapán. Incluso, se quiere otorgar la patente de invención a griegos y romanos. Todas estas teorías, sin embargo, deberían tener en cuenta que el ingrediente principal, además de la almendra, es el azúcar y éste, hasta la explosión de los cultivos de caña americanos, era caro y poco común.Lo que sí está documentado es que el mazapán fue, hasta los siglos XIV o XV, un producto de farmacia que servía para recubrir ciertas píldoras de sabor amargo y disfrutaba de un gran prestigio terapéutico. Paralelamente, durante este tiempo fue también una golosina exquisita, pero exclusiva para los más pudientes.Sea cual sea su origen, algunas de las órdenes religiosas femeninas son las depositarias de este legado y siguen haciendo mazapanes deliciosos en sus conventos.
laverdad.es/gastronomia
A %d blogueros les gusta esto: