29 de diciembre, San David, rey y profeta

David etimológicamente significa “ tierno, amable”. Viene de la lengua hebrea.
Para un creyente, que tenga fe profunda, las fuentes del júbilo nunca se agotan cuando la confianza del corazón comienza una y otra vez.
Fue el más joven de los ocho hijos de Jesé, labrador de Belén. David era pastor. Estaba cuidando los rebaños cuando el profeta Samuel llegó a Belén enviado por Dios para ungir como rey a uno de los hijos de Jesé en lugar de Saúl. Al ser escogido David, los hermanos sintieron envidia.
Era hábil tocando el arpa. También era muy valiente y aceptó el combate con el fortachón o gigante filisteo, Goliat. Le mató de una pedrada en la frente. Tras su victoria, las mujeres cantaban:<>.
Saúl quiso matarlo varias veces por envidia. Pero avisado por Jonatán, su amigo íntimo, huyó.
David fue coronado rey de Judá, aunque pasaron dos años para que todo Israel lo aceptara como rey. Fue valiente soldado, muy popular y gobernó bien a su pueblo.
Cuando reconquistó Jerusalén llevó allí el Arca de la Alianza. Se enamoró de Betsabé, mujer de Urías, uno de sus soldados.
Al quedar embarazada Betsabé, David ordenó que Urías fuera a primera línea de combate para que muriera.
Entonces David se casó con Betsabé. El profeta Natán le echó en cara su pecado y, aunque el rey se arrepintió sinceramente y Dios le perdonó, el hijo de Batsabé murió. Su segundo hijo, Salomón, fue su heredero.
Más tarde surgieron dificultades entre los hijos de David. Absalón, su hijo favorito, intentó apoderarse del trono. David se vio obligado a dejar Jerusalén, pero Absalón fue derrotado y murió con gran pena de su padre. Cuando era ya viejo, Adonías, otro hijo suyo, conspiró contra él. David fue un gran rey, un gran soldado y un buen poeta.
La Biblia lo describe como un hombre según el corazón de Dios.
¡Felicidades a quien lleve este nombre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: