La Montaña pueblo a pueblo: Ruente

Ruente es un municipio de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Está situado en la zona occidental de la comunidad a 7 kilómetros de Cabezón de la Sal y a 52 kilómetros de la capital, Santander. Se encuentra encajado en el valle del Saja.

Su cota máxima es de 879 metros y, su cota mínima, de 186 metros.

Ruente a su vez es la capital del municipio. Está ubicada a 189 metros sobre el nivel del mar, en la parte baja del valle, junto al río Saja. En el año 2006 contaba con una población de 284 habitantes (INE), repartidos por los barrios de Gismana, Monasterio y Ruente.

De la capital destaca el Palacio de Mier, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento el 30 de noviembre de 1992; se encuentra en el barrio de Monasterio. Otras edificaciones son la iglesia de Santa María Magdalena (siglo XVII, reformada en 1909), la casona de la Nogalera (siglo XVIII, restaurada en 1963), la casona de Cossío y Terán (en el barrio de Gismana) y la casa de Esteban González de Linares, erigida en 1886 en un estilo historicista. En la capital se conserva un humilladero del siglo XVIII, con una cruz de madera original y relieves representando varias escenas, como las Ánimas del Purgatorio o Cristo atado a una columna.

Además, en esta localidad se encuentra la surgencia kárstica Fuentona de Ruente. Cerca hay un puente muy bajo, hecho de mampostería, con nueve arcos de medio punto rebajados. Se cree que es de origen medieval y que formó parte del camino o calzada que atravesaba el valle de Cabuérniga hasta Bárcena Mayor, por donde en el pasado se pasaba a Reinosa y de ahí a Castilla.

Las primeras referencias las encontramos en el año 978 en el Cartulario de Covarrubias que sitúa en Kaor-nega (Cabuérniga) la ermita de San Fructoso de Lamiña.Así mismo, en el año 1085 aparece constancia del monasterio de Santa María de Ucieda que más tarde aparecerá nombrado como «Santa María de la Fuente», «Santa María de la Ruente» y finalmente como «Santa María de Ruente». A pesar de que sus iglesias aparecen vinculadas al monasterio de Cardeña y otros señoríos eclesiásticos, la mayor parte de los vecinos eran de behetría. Con el paso de los años, acabarían rindiendo vasallaje a la casa de la Vega, lo mismo que los vecinos de Cabuérniga.

En cuanto a la organización territorial, los Valles de Cabuérniga y Ucieda aparecen como entidades civiles diferenciadas e independientes entre sí. Al primero pertenecían Barcenillas y Lamiña y al segundo los concejos de Ruente y Ucieda. Esta organización territorial perduró así, por lo menos hasta el año 1497 fecha de la concordia celebrada en Bárcena Mayor por los representantes de Campoo, Cabuérniga y Ucieda para formalizar el aprovechamiento forestal y ganadero en la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga.

Los siglos XV y XVI son tiempos en que los vecinos soportan fuertes cargas fiscales impuestas por el Marqués de Santillana, contra las que el Valle de Cabuérniga junto con otros valles entablan un largo contencioso conocido como el Pleito de los Nueve Valles. La resolución final en 1581, devuelve la condición realenga a los valles, uno de los cuales era el Real Valle de Cabuérniga del que formaban parte los tres concejos que hoy conforman el municipio de Ruente.

A finales del siglo XIX el Real Valle de Cabuérniga se disgrega y aparece el municipio de Ruente que ha permanecido sin variaciones desde su conformación hasta hoy.

Economía

La dedicación de la población muestra un equilibrio entre los sectores terciario (42% de la población) y secundario (41%). La tasa de ocupación en el sector primario es del 17%, bastante superior a la media regional.

Patrimonio

Destaca el Palacio de Mier, bien de interés cultural, con categoría de monumento desde 1992. Se trata de una casa solariega con capilla, construida a finales del siglo XIX, en estilo neoclásico con marcados rasgos barrocos y arquitectura montañesa. Además, la Casona de La Canal en Ucieda, es un Bien inventariado.

Son numerosas las muestras de arquitectura popular en los cuatro pueblos del municipio. Destaca especialmente Barcenillas, que constituye uno de los conjuntos de arquitectura rural más representativos de Cantabria. La construcción más habitual es la casona montañesa (siglos XVII y XVIII), casa de dos plantas con arcada de medio punto en la fachada y dominada por una solana tendida entre muros cortafuegos. Además de en Barcenillas, con magníficos ejemplos, en los otros pueblos también pueden verse buenas muestras como la casa Velarde en La Miña, Casona de la Nogalera y Casona de Cossío en Ruente o el palacio de Quirós y el palacio de Escagedo en Ucieda, destacando éste último notablemente.

Predecesora de la casona montañesa es la casa llana de los siglos XVI y XVII muchos ejemplos en Ruente en especial en el barrio de Gismana y en Ucieda tanto en el barrio de arriba como en el de abajo.

Sobre el río de La Fuentona de Ruente, se yergue un puente románico de arenisca. Es de gran estrechez y baja altura y el agua pasa a través de nueve arcos de medio punto,lo que en conjunto le confieren gran originalidad. El puente es a veces descrito como de ocho ojos.

En cuanto a la arquitectura religiosa, destaca únicamente la ermita de San Fructoso situada cercana a la localidad de La Miña. La construcción data del siglo XVII aunque existe documentación que prueba la existencia en el lugar de un monasterio en el siglo IX. De la época se conserva en el interior de la ermita un sarcófago prerrománico y una pila bautismal también prerrománica en la iglesia del pueblo.

Naturaleza

La riqueza natural del municipio es enorme y cuenta con numerosas especies vegetales y animales así como amplias masas boscosas. La totalidad de su territorio está incluida en la Reserva Nacional de Caza del Saja y el 40,17% del territorio forma parte del Parque natural Saja-Besaya lo que comprende una superficie protegida de 26,47 km². El parque natural está catalogado como lugar de importancia comunitaria así como el Río Saja que cuenta con una importante población de nutrias.

Desde marzo de 2006, el municipio cuenta con un helipuerto que sirve de base a un helicóptero y una brigada forestal dedicados principalmente a la lucha contra incendios.

Son muchas y variadas las especies vegetales y animales presentes en el término municipal. Entre los muchos bosques del municipio, destacan las masas boscosas del Monte Río Los Vados y el Monte Aá. Lugar éste último dónde existe una parcela de 20 hectáreas destinada a la producción de bellota para la mejora genética de otros robledales.

Por otra parte, en el pueblo de Ruente se encuentra una surgencia natural catalogada como Punto de Interés Geológico que nace al pie de una pared de caliza. La surgencia es conocida como «La Fuentona de Ruente». Lo destacable de esta fuente, es que no es tal fuente sino un río que nace ya con gran fuerza en cuanto a volumen de agua. además tiene la peculiaridad que muy de vez en cuando, deja de manar durante unas horas, reapareciendo posteriormente con la misma fuerza. No se ha llegado a una explicación satisfactoria para el fenómeno, aunque la tesis más válida podría ser un sistema de sifones que darían lugar a los descensos de caudal. Fruto del extraño comportamiento del caudal han surgido infinidad de historias y leyendas en torno a La Fuentona. Alguna de ellas ha sido recogida por escritores como Manuel Llano y Juan Sierra Pando. Cuenta la leyenda que en el interior de la gruta vive una anjana que guarda el tesoro de los templarios.

es.wikipedia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: