Las cerezas del Jerte

La creencia popular de que la gastronomía extremeña se reduce a las carnes y algún que otro queso de excepción ha quedado relegada al pasado desde que estas formidables frutas pisan fuerte en el panorama culinario tanto nacional como internacional. El privilegiado entorno del norte de Cáceres es el encargado de dar vida y sabor a los más exquisitos paladares.

Las cerezas tienen su origen en las zonas de los mares Negro y Caspio, de donde se extendieron con rapidez hacia Europa y Asia. Actualmente se cultivan en la mayor parte de los países que gozan de clima templado. El nuestro es uno de los mayores productores y el valle del Jerte el centro neurálgico por excelencia.

Además, su reconocida calidad viene de lejos. A mediados del siglo XIV, algunos miembros del cortejo del entonces rey de Navarra en su camino a Sevilla se detuvieron en la comarca del Jerte, donde fueron agasajados con cerezas. Ya en este momento se trataba de un manjar que, con el paso de los años, se ha ido implantando hasta alcanzar la fama que hoy le precede.

Descripción y variedades

Nacen a partir de un largo proceso de clonación que se realiza entre dos estirpes locales de P. Avium, una de fruto rojo y otra negro, y consiste en cruzarlas.

Los frutos que se extraen pertenecen en su gran mayoría al grupo de las picotas, que son cerezas con una particularidad: perder de forma natural durante su recolección el pedúnculo. Pero eso no significa que la calidad sea menor o que la maduración de los ejemplares tenga lugar antes. La coloración exterior es rojiza, oscilante en intensidad según las distintas variedades. La pulpa es de color rojo, muy firme y crujiente, y el jugo también es rojizo.

Las picotas representan más de las 3/4 partes de la cosecha local y engloba las variedades ‘Ambrunés’, ‘Pico Negro’, Pico Limón Negro’ y ‘Pico Colorado’. Por otro lado se encuentra la variedad ‘Navalinda’, que es la única que conserva el pedúnculo.

Son todas de la tierra, procedentes del valle del Jerte o de sus vecinos Ambroz y La Vera. Todas estas zonas aúnan las mismas condiciones geográficas, físicas, históricas y culturales.

Propiedades nutricionales

La picota es una fruta muy aconsejada en todo tipo de dietas ya que su poder calórico es muy bajo pese a lo dulce que es en sí. Son ricas en vitaminas A y C, fibra, potasio y antocianos», nos indica Jesús Martín Fraile, gerente de la Denominación de Origen ‘Cereza del Jerte’.

Su consumo está muy recomendado ya que tienen excelentes propiedades antioxidantes y, por tanto, previenen enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer. «Las cerezas son indicadas para disminuir el nivel de ácido úrico en la sangre porque son muy ricas en potasio y comerlas de forma regular ayuda frente al estreñimiento debido a su alto nivel de fibra», añade.

La D.O. ‘Cereza del Jerte’

Nace en enero de 1995 con el objetivo de reconocer al producto una calidad oficial, así como establecer una diferenciación entre estas cerezas y las oriundas de otras zonas del país e incluso del extranjero.

El tratamiento que reciben las cerezas es extraordinario. Por ejemplo la recolección del fruto se realiza de forma artesanal, a mano. Se recoge cuando ha alcanzado el punto ideal de madurez y procurando evitar las altas temperaturas para preservar la firmeza. Asimismo, se somete a un exhaustivo control por parte de los propios inspectores de la Denominación de Origen. Sólo se certifican aquellas que cumplen con todos los requisitos.

En 2004 el 60% de la producción se destinó al mercado nacional y el resto a la exportación, siendo los principales destinos Alemania y Reino Unido.»La distribución comercial que hacen las empresas de las picotas está dirigida hacia mayoristas, por lo que es muy fácil adquirirla tanto en las fruterías como en los supermercados».

Aplicaciones culinarias

Las cerezas presentan bastante versatilidad a la hora de introducirlas en la gastronomía. Desde crudas, hasta en macedonias, tartas, mermeladas, como relleno de bombones, etc…Son muchas las formas de presentarlas en la mesa. Las salsas para acompañar a las carnes también pueden incorporar este delicioso manjar.

Los zumos y sorbetes son una excelente alternativa , ya que, como se trata de una fruta que se consume en los meses de calor, aprovechamos de este modo su función refrescante.

Sin olvidar, por supuesto, los suculentos helados de cereza que son una manera muy original de beneficiarte de todas sus propiedades, sobre todo para los más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: