HO

26 octubre 2021

El Cielo, en la tierra.

Convento de las Hermanas de la Cruz en Sevilla, el Cielo en la tierra.

La Compañía de la Cruz es una Congregación religiosa católica conocida también como Hermanas de la Cruz que fue fundada en Sevilla, en agosto de 1875 por Sor Ángela de la Cruz. Es de Derecho Pontificio, aprobada por San Pío X en 1904.
Su fundadora Ángela de la Cruz nació en Sevilla el año 1846 y murió en Sevilla en 1932. Pertenecía a una familia numerosa y pobre, desde muy joven trabajó y se entregó al servicio de los más pobres y marginados. La Congregación que fundó vive en gran austeridad, atendiendo a enfermos y menesterosos.
En 1876, se declara una epidemia de viruela en Sevilla, ello hace que las Hermanas de la Cruz intensifiquen sus esfuerzos de ayuda a pobres y enfermos, causando su labor gran admiración en todos los estamentos de la ciudad. Su metódica de trabajo es siempre la misma, acuden por parejas a casa de los enfermos que las necesitan, mientras una atiende al paciente sentada a su lado, la segunda realiza las actividades del hogar. En este mismo año, 1876 Sor Angela consigue la admisión y bendición de su obra por el obispo de la diocesis, el Cardenal Spínola.
Su obra se extendió rápidamente, creándose numerosos conventos localizados principalmente en Andalucía occidental y el sur de Extremadura, centrando siempre su actividad en la asistencia material y espiritual a pobres, enfermos, necesitados y niños huérfanos o sin hogar. En el año 2008 el número de hermanas se acercaba al millar, extendiendo su caridad a otros países como Argentina o Italia, estando el noviciado en la ciudad de Sevilla, que vio nacer y morir a su fundadora.
En la visita que hizo a Sevilla, el papa Juan Pablo II en noviembre de 1982, visitó el convento de las Hermanas de la Cruz y oró ante el cuerpo de Sor Ángela. En la mañana del 5 de Noviembre de 1982, en la Statio Orbis del campo de la Feria de los Remedios , ante una multitudinaria congregación de fieles era proclamada Beata Angela de la Cruz, el altar fue presidido por un oleo de Antonio Dubé de Luque con su retrato, los seises bailaron por primera vez ante un Papa de Roma y recibieron de su mano el ovolo por uno de sus tres bailes. Era la primera vez que su sucesor de Pedro pisaba Sevilla. Sor Ángela fue canonizada en 2003 con el nombre de Santa Ángela de la Cruz.
A %d blogueros les gusta esto: