SDR EN LA RED

Las Gigantillas

Gigantillas es el nombre que popularmente se da a los gigantes y cabezudos en la ciudad de Santander.

En la actualidad el Ayuntamiento de Santander junto con la Asociación gigantes y cabezudos de Santander está recuperando esta tradición de más de 200 años de historia en la ciudad.

Para ello se han reconstruido los 4 gigantes (don Pantaleón, doña Tomasa, la Repipiada y la Vieja de Vargas) y 2 cabezudos (vestidos como alguaciles de la época) que se tiene constancia pasearon a lo largo de todo el siglo XIX por las calles de Santander.

Estas gigantillas realizan en la actualidad tres pasacalles al año: dos días en la Semana Grande de Santander (chupinazo y santiago) y un día en los Santos Mártires.

Don Pantaleón

Descripción histórica:

Simón Cabarga: «Representaba al grave señor que en su mocedad fue miliciano; que tomó parte en todos los alzamientos populares, unas veces contra el invasor extranjero, otras cuando las luchas políticas tocaban al arma para defender los derechos del trono de los Borbones contra la fracción, o para apoyar a los pronunciamientos». Casaca roja, sombrero de copa y portando un grueso bastón. «En 1903 Don Pantaleón vestía de miliciano nacional con morrón vistoso, levita verde y sable en vez de bastón».

Sixto Cordova: «…de unos trinta años, co levita azul, sombrero de tres picos con una borla en el posterior y bastón con borla. Su nombre recuerda el de un jefe de milicianos nacionales, vecino de Torrelavega».

Canción popular: «Ahí viene don Pantaleón con su levita y con su batón».

Doña Tomasa
Descripción histórica:

Simón Cabarga: «Era esposa de Don Pantaleón y vestía esclavina sobre un largo traje pardo».

Sixto Cordova: «Vestida de verde con blonda y flecos negros, pañoleta triangular a modo de medio pañuelo que adornado el cuello baja de la cintura. Lucía una mantillas blanca, abanico y un bolso negro colgado de la mano derecha. Representaba cuarenta y cinco años».

Canción popular: «Ahí viene doña Tomasa con su mantilla para su casa».

La Repipiada
Descripción histórica:

Simón Cabarga: «Una viejuca muy arrugada y muy peripuesta».

Sixto Córdova: «…vestida de amarillo con aplicaciones negras y manteleta redonda por detrás, con las puntas caídas por delante. Iba muy entonada con su capota oscura con flores blancas por delante, sujeta por unas cintas a la barbilla y un gran abanico abierto sobre el pecho».»Estas dos señoras (por la Tomasa y la Repipiada) representaban sendos cuarenta y cinco años».

Canción popular: «Ahí viene la Repipiada con su capota muy entonada».

Lino de Villa Cevallos: «Resultando que en una partida de estafermos propiedad de V.E., conocidos con los nombres de «Don Pantaleón», y «Doña Tomasa», y «La Repipiada», padre, madre e hija, respectivamente…»

La Vieja de Vargas

Descripciones Históricas:

Simón Cabarga: «vestido de lunarcillos blancos sobre fondo gris y pañuelo terciado al pecho; simbolizaba a la misteriosa mensajera que anunció a las tropas de Iriarte la presencia de los carlistas el 3 de noviembre de 1833».

Sixto Cordova: «Tenía un traje negro floreado en color verde oscuro; pañuelo claro a la cabeza atado a la barbilla por un lazo al estilo de las ancianas de nuestras aldeas y un delantal pardo sobre el que llevaba las manos rígidamente extendidas hacia abajo. Por encima del chal caía su larga trenza cana.»

Canción popular: «Ahí viene la Vieja de Vargas cargada de hombros muy espetada».

Cabezudos

Descripción histórica:

Simón Cabarga: «Los enanos, gruesos, gemelos, llevaban colgados al cuello sendos campanos y se armaban con vejigas repartiendo golpes entre la chiquillería»

Sixto Córdova: «Delante despejaban el paso dos enanos cabezudos, de unos treinta años, con bigote, perolla y tricornios sin pulimento»

Canción popular: «Ahí vienen los dos enanos con sus sombreros como campanos»

Historia
Antecedentes

Corría el año 1789, más concretamente el 18 de febrero y en Santander todo estaba preparado para que se “las que más alegraron y divirtieron al vecindario

Dos meses antes, el 14 de diciembre de 1788, había fallecido Carlos III, un monarca reflexivo y metódico. Su educación le llevó a la profunda creencia de que el más alto sentido del deber de un rey era engrandecer la Monarquía y mejorar la vida de su pueblo, en una época y un mundo cambiante que se debatía entre lo nuevo y lo viejo, entre la fuerza de las innovaciones enciclopedistas y el peso de la tradición. A este mundo convulso se iba a enfrentar su hijo Carlos IV.

Faltaban tan solo cuatro meses para que se iniciara la Revolución francesa, pero por aquel entonces España vivía muy alejada de cualquier movimiento de cambio. De hecho lo que se iba a celebrar en Santander el 18 de febrero de 1789 y que continuó durante los días 19, 20 y 21 era la exaltación al trono y proclamación de un nuevo rey, Carlos IV.

El día 18 madrugó mucho la ciudad, desde que asomó la aurora, multitud de curiosos recorrían la población admirando lo que la víspera se había concluido a toda prisa para las solemnidades que pronto debían comenzar. Gentes de toda la provincia llegaban a Santander abarrotando mesones y posadas ansiosos por ver las grandes funciones que se preparaban. La Plaza Vieja, Mayor entonces, y luego de la Constitución, se encontraba adornada como no lo había estado nunca, ni lo estuvo después. Se entraba a ella po seis puertas de madera estucadas y pintadas imitando mármoles, adornadas con pilastras, basas, capiteles y cornisas, que se habían construido en las bocacalles de Rupalacio, San Francisco, Puente, D. Gutiérrez, Compañía y Santa Clara, que constituían, con su centro, el corazón y las arterias de la ciudad.

En el mismo día se estrenó el severo y elegante pendón que llevaba siempre el Procurador Síndico de nuestro Ayuntamiento cuando este iba a saludar a los reyes. Después del solemne desfile de la comitiva y de la proclamación se arrojaron monedas de plata a la población, dando comienzo así a cuatro días de sispendio, fiestas y jolgorio

Estreno de gigantes
Entonces nacieron, en aquel día famoso, tres personajes que concurrieron después a multitud de proclamaciones y sirvieron para celebrar victorias y toda clase de regocijos. Saludaron a los concejales y alegraron al público cuando subieron al trono Fernando VII, Isabel II, Amancio de Saboya y Alfonso XII, y cuando nacieron y se casaron algunos de estos monarcas, cuando se proclamaron las constituciones de 1812, el Estatuto Real, la de 1837, la del 45, la del 69, pero también cuando se inauguró el ferrocarril de Alar a Santander, y desde 1833 todos los 3 de noviembre, así como cuando se celebraron las paces de las Guerras Carlistas, la de Africa y algunas de América.

Estos personajes que cual el Fénix mitológico renacían y se transformaban en cuerpo y alma sin cesar, eran dinásticos de todas las dinastías, constitucionales de todas las constituciones, y ministeriales de todos los ministerios. Sus nombres de nacimiento no los consignan las historias, pero después se llamaron D. Pantaleón, Doña Tomasa y la Repipiada, distinguida familia de gigantones que aumentaron con dos enanos cabezudos.

Aún se conserva en el Archivo Histórico Municipal un apunte contable, firmado por el administrador de la ciudad D. Manuel Senties y fechado el 21 de agosto de 1789. en él se detallan los gastos de construcción de nuestros tres primeros gigantes documentados. Su encabezamiento dice: “Cuenta y razón de los gastos ocasionados en los tres Gigantes que se hicieron para las fiestas de la proclamación del nuebo (sic) rey Don Carlos 4”.

Tras su lectura podemos determinar que fue D. Salvador Seco el constructor de las figuras por una cuenta de 130 reales y que D. Javier de Peroni fue el encargado de confeccionar los vestidos y trajes con la ayuda de tres costureras, por los que cobró 118 reales. Por el hilo, desperdicio de Indiano, cintas, galones y puntillas de plata se pagaron 704 reales y por llevar a los gigantes varias veces por las calles durante los cuatro días se gastaron 208 reales. El total de la factura ascendió a 1160 reales. Para dar mayor realce a los espectáculos y a los bailes de los gigantes vinieron de Bilbao cuatro afamados tamborileros

Isabel II

Para la proclamación de Isabel II en 1843, la familia de gigantes había crecido. A los tres primeros personajes se les añadieron “la Vieja de Vargas” que con los años se convirtió en el personaje más famoso y “la Doncella de los Lobos”. Estos cinco personajes se hicieron como de la familia de aquellos santanderinos del siglo XIX, quienes les tuvieron tanto cariño que les conservaron hasta 1903.

Posteriormente a esta fecha surgieron otros gigantes que desfilaron por nuestras calles. En 1924 desfilaron Don Quijote y Sancho Panza acompañados por dos cabezudos negros.

En 1930 salieron otras gigantillas como “La Rosuca”, compradas por D. Santiago Toca para las fiestas del asilo de los Ancianos Desamparados.

Años 70

Finalmente en los años setenta aparecieron de manera intermitente, al menos dos gigantes, uno era el árabe, de tez morena, vestido con chaleco negro, fajín rojo y con camisa y faldas Blancas y un turbante del mismo color sobre la cabeza. Tras él, desfilaba una gitana con vestido de faralaes de lunares y una mantilla sobre los hombros. Acompañando a los gigantes, asustando a los niños, desfilaban cabezudos, entre ellos, Harpo y Groucho, de los hermanos Marx, un chino, un leñador barbudo y un sonriente payaso.

Fuente:http://gigantillas.blogspot.com –http://es.wikipedia.org/wiki/Gigantillas

Please follow and like us:
Pin Share
Síguenos por Email
RSS
TWITTER
A %d blogueros les gusta esto: