La Salve Marinera

Al parecer la Salve Marinera tiene su origen en los versos de la zarzuela “El molinero de Subiza”, estrenada en Madrid a finales de 1870 con letra del gaditano Luis de Eguilaz y música del pacense Cristóbal Oudrid. La zarzuela llegó a Ferrol en 1872 y maravilló a unos guardiamarinas de la Escuela Naval Flotante Asturias fondeada en la Graña. Unos versos en los que se alababa a la “Estrella de los cielos” llamaron su atención y tras algunos retoques los incorporaron a la misa del buque. La costumbre no tardó en prender y al poco se cantaba en todos los buques y dependencias de la Armada, hasta que en 1941 el Ministerio de Marina decidió hacerla oficial y encargó al músico de Infantería de Marina Camilo Pérez Monllor una trascripción de la partitura original. Con la posterior adaptación de la letra a cargo de Mariano Méndez Vigo, el canto se convirtió en la actual Salve Marinera que ha venido presidiendo todo tipo de actos y celebraciones en la Armada, hasta que una desatinada decisión política la arrinconó en los actos de entrega de despachos de 2010 en la Escuela Naval de Marín. Hoy la Salve Marinera es muy popular entre la gente de mar de toda España y a pesar de gozar de mucho predicamento en Cataluña, Valencia, Galicia y otras regiones de nuestra geografía con lengua propia, la única versión que existe tiene letra en castellano, lo que no deja de servir como nexo de unión de los marinos de toda la piel de toro. Existe también una curiosa versión en inglés que escuché personalmente hace ya algunos años a los marinos de una agrupación naval británica que visitaba nuestro país, he aquí ambas versiones:
¡Salve!, Estrella de los mares,
de los mares iris, de eterna ventura.
¡Salve!, ¡oh, Fénix de hermosura!
Madre del Divino Amor.
De tu pueblo, a los pesares
tu clemencia dé consuelo.
Fervoroso llegue al cielo
y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.
¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares.
¡Salve!, Estrella de los mares.
Sí, fervoroso llegue al cielo,
y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.
¡Salve!, ¡salve!, Estrella de los mares,
Estrella de los mares,
¡Salve!, ¡salve!, ¡salve!, ¡salve!
Praise song of the seas
Hail! Star of the seas,
Of the gleaming seas, of eternal blessing.
Hail! Oh Phoenix of beauty,
Mother of the Divine Love
From your people, to their sorrows
May your mercy give comfort
Fervently arrive at heaven
And unto you, and unto you our cries
Hail, hail! Star of the ocean,
Hail! Star of the seas
Indeed, fervently arrive at heaven
And unto you, and unto you our cries
Hail, hail! Star of the ocean,
Star of the ocean
Hail! Hail! Hail! Hail!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *