Cuando las madres de los toreros eran una leyenda / Por “Barico” (1944)

“…La época a la que se refiere el escritor nada tiene que ver con la actual, cuando es tan frecuente ver a las madres de toreros hasta en los tentaderos, donde van prepararse para la temporada. Entonces tenía a gala permanecer encerradas en sus casas. Esta otra cara de la Fiesta, como dice el propio título de la serie, era la de “las que se quedan rezando…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *