La fiesta de la Porciúncula

Visión de San Francisco en la Porciúncula.Bartolomé Esteban Murillo.1670 h.Museo del Prado.
……………
El 2 de Agosto los franciscanos celebran la Fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles de la Porciúncula y la Fiesta del Perdón de Asís, con la cual se obtiene indulgencia plenaria.
Una noche del año 1216, Francisco estaba en oración y contemplación en la iglesita de la Porciúncula, cuando de improviso la iglesita se llenó de una vivísima luz, y Francisco vio sobre el altar a Cristo revestido de luz y a su derecha a su Madre Santísima, rodeados de una multitud de Ángeles. Francisco con el rostro en tierra adoró a su Señor en silencio.
Ellos le preguntaron entonces qué deseaba para la salvación de las almas. La respuesta de Francisco fue inmediata: «Santísimo Padre, aunque yo soy un pobre pecador, te ruego que a todos los que, arrepentidos de sus pecados y confesados, vengan a visitar esta iglesia, les concedas amplio y generoso perdón, con una completa remisión de todas las culpas».
«Lo que pides, Hermano Francisco, es grande – le dijo el Señor -, pero de mayores cosas eres digno, y mayores tendrás. POR LO TANTO, ACCEDO A TU PETICIÓN, pero con la condición de que pidas de mi parte a mi vicario en la tierra esta indulgencia». Y Francisco se presentó de inmediato al Pontífice Honorio III que en aquellos días se encontraba en Perusa, y con candor le contó la visión que había tenido.
El Papa lo escuchó con atención y después de algunas objeciones, le dio su aprobación. Luego dijo: «¿Cuántos años de indulgencia quieres?». Francisco al punto le respondió: «Padre Santo, no pido años, sino almas!». Y se dirigió feliz hacia la puerta, pero el Pontífice lo llamó de nuevo: «Cómo, ¿no quieres ningún documento?». Y Francisco le di-jo: «¡Santo Padre, me basta su palabra!».
«Si esta indulgencia es obra de Dios, Él verá cómo dar a conocer su obra; yo no necesito ningún documento; el papel debe ser la Santísima Virgen María, Cristo el notario y los Ángeles los testigos». Y algunos días después, junto con los Obispos de la Umbría, dijo con lágrimas al pueblo reunido en la Porciúncula: «¡Hermanos míos, quiero mandaros a todos al Paraíso!».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: