Johann Strauss (hijo)-Opereta El Baron gitano

Johann Strauss II (1825-1899)
Compositor austriaco conocido especialmente por sus valses, como El Danubio Azul. Hijo del compositor Johann Strauss I y hermano de los compositores Josef Strauss y Eduard Strauss, Johann II es el más famoso de la familia Strauss. Fue conocido en su vida como «el rey del vals» y a él se debe en gran medida la popularidad del vals en la Viena del siglo XIX. Revolucionó el vals, elevándolo de una danza campesina a una de entretenimiento apta para la Corte Real de los Habsburgo. Sus obras gozan de mayor popularidad que las de sus predecesores, como su padre y Josef Lanner. Algunas de sus polcas y marchas son también muy conocidas, así como su opereta Die Fledermaus (El Murciélago)…Strauss encontró muchas dificultades en sus primeros años como músico, pero pronto ganó audiencia amante de la música, tras haber aceptado comisiones para actuar fuera de Viena. El primer gran reconocimiento para el joven compositor fue la posición de «Maestro de Capilla del Segundo Regimiento de Ciudadanos de Viena», que había quedado vacante tras la muerte de Josef Lanner dos años antes. Viena fue asolada por una revolución burguesa el 24 de febrero de 1848, y la rivalidad entre padre e hijo se hizo mucho más evidente.
Johann II decidió apoyar a los revolucionarios, como lo ponen de manifiesto los títulos de dos obras que datan de este período, los valses «Freiheitslieder» (Canciones de Libertad) op. 52 y «Burschenlieder» (Canciones de los Jóvenes) op. 55, así como las marchas «Revoluciones de Marzo» op. 54 y la agitada «Marcha de los Estudiantes» op. 56. Esta decisión demostró serle desfavorable profesionalmente, ya que la realeza austriaca le negó dos veces la tan codiciada posición de «KK Hofballmusikdirecktor» (Director Musical del Baile de la Corte», posición que fue dada a Johann I en reconocimiento a sus contribuciones musicales.
Por otra parte, el joven Strauss también fue apresado por las autoridades vienesas por tocar en público «La Marsellesa», atizando los sentimientos revolucionarios, pero más tarde fue absuelto. Poco después de su absolución, compuso la polca «Geißelhiebe» (Latigazos) op. 60, que contiene elementos de «La Marsellesa» en su «Trío», como una sección musical riposte a su detención. Strauss padre se mantuvo leal a la monarquía del Danubio y compuso su Marcha Radetzky op. 228 dedicada al mariscal de campo Joseph Radetzky von Radetz que pasaría a ser su composición más conocida.
Con Der Zigeunerbaron (El barón gitano), Johann Strauss hijo alcanzó el mayor éxito de su carrera teatral. Estrenada en el Theater an der Wien de la capital austriaca el 24 de octubre de 1885 con asistencia del propio emperador Francisco José, la obra obtuvo ochenta y siete representaciones consecutivas, superando incluso en éxito a Die Fledermaus (El murciélago), representada por vez primera en 1874, y aún en vida de su autor se ofreció en más de ciento cuarenta teatros. Incluso un crítico tan severo como Eduard Hanslick reconoció que en esta ocasión Strauss había tenido más tiempo para componer, y el resultado era mucho más elaborado que en otras ocasiones, llegando hasta a afirmar que se trataba de su obra mejor terminada. A pesar de esto, la partitura posee una inspiración y una frescura que le conceden un carácter vibrante y una contagiosa vitalidad de principio a fin. La obra, que participa de toda esa misteriosa fascinación que ejercía en la época el mundo de los zíngaros, transcurre en Hungría, durante el reinado de la emperatriz María Teresa, y cuenta la historia de Sándor Bárinkay, el «barón gitano», cuyo padre fue desposeído de sus tierras por su alianza con el último pachá turco y murió en el exilio. Cuando su hijo regresa para recuperar sus bienes, se encuentra con que allí se ha establecido un tratante de cerdos. Tras múltiples peripecias (entre otras cosas, el conocimiento de la existencia de un tesoro que prueba que Bárinkay es el verdadero «barón gitano»), todos decidirán irse a Viena (por supuesto, a ritmo de vals) para alistarse en la guerra contra los españoles, de la que volverán alegres, victoriosos y condecorados.

Tomado de http://www.blogclasico.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: