HO

4 diciembre 2020

Giovanni Battista Cima da Conegliano

Cima da Conegliano: Santa Helena.Washington, Galería Nacional de Arte
Giovanni Battista Cima da Conegliano(1459 – 1517)nació en Conegliano, Italia. Su obra se caracteriza por los encargos de poca variedad en Venecia y sus alrededores. Se le conoce sobre todo por sus numerosos cuadros de vírgenes pintadas de medio cuerpo siguiendo el modelo belliniano. Su técnica se caracteriza por la luminosidad y el modelado de las formas que, en sus obras, transmiten la sensación de flotar en la luz, sin afectación dramática o sensibilidad exagerada. Su obra revela la influencia de Vivarini y en esto sigue una trayectoria afín al arte de Mantegna. La Virgen con los santos Juan y Jerónimo del Museo de Vicenza, su primer trabajo de atribución segura se resuelve con una equilibrada composición donde la Virgen está situada ante una pérgola y los santos frente a un muro. Dos focos de luz le dan una fuerza natural a este retablo. Después de realizar el gran retablo de la Catedral de Conegliano, Cima centró su atención a las formas arquitectónicas de la composición y de las figuras. Desde el año 1500 la influencia del estilo tardío de Giovanni Bellini y su relación con Leonardo y Giorgione determinaron un cambio en la obra de Cima da Conegliano, sus formas se suavizaron y la importancia de la luz adquirió una nueva dimensión. Al principio hizo pequeños cuadros mitológicos influidos por Giorgione pero un nuevo estilo sencillo, La incredulidad de Santo Tomás del año 1504 que está en la National Gallery de Londres, pasó a caracterizar su obra, retomando la visión geométrica con la que desarrollaría composiciones llenas de fuerza, dominadas por unas diagonales. Sus dos últimos trabajos serán sencillos y delicados, caracterizados por una tenue y difusa luminosidad.
A %d blogueros les gusta esto: