La Abadía de San Pedro en Salzburgo

Este convento pertenece a la orden de los Benedictinos, la más antigua existente en el ámbito de habla alemana. En el distrito de San Pedro se encuentra también la cuna de Salzburgo. El imperio romano dejó la ciudad como una ruina saqueada y abandonada. Al fundar Ruperto la iglesia de San Pedro alrededor del año 700, el lugar volvió a florecer hasta alcanzar el esplendor y el rango de hoy en día.
La iglesia de San Pedro se construyó entre 1130 y 1143 como basílica románica y en el siglo XVIII fue revestida con ropas del Barroco tardío.
El interior de la iglesia de San Pedro es una joya del Rococó. Los cuadros del altar son obra de Johann Martin Schmidt. Wolfang Amadeus Mozart estrenó aquí su Misa en Do Menor. Todos los años, en la noche anterior al aniversario de su muerte, se toca el Réquiem. Mozart tenía desde muy joven una relación estrecha con la abadía de San Pedro a la que se sentía unido. Para la primicia de su amigo de la infancia Kajetan Rupert Hagenauer, que dirigió el convento siendo abad entre los años 1786 y 1811, compuso Mozart la misa “Dominicus-Messe» KV 66. Durante su estancia en Salzburgo se estrenó bajo la dirección del compositor el 26 de octubre de 1783 la misa en do menor KV 427 (417a) que había quedado inacabada. Su mujer Constanze cantó la parte de soprano.
En la parte trasera del Altar Ruperto en la nave principal se encuentra la llamada “tumba en la roca”, en la que supuestamente está enterrado San Ruperto, el patrono de Salzburgo. La osamenta del santo se guarda en el relicario del altar en la nave central. Gran parte de las reliquias de San Ruperto están enterradas debajo del altar mayor de la catedral. El altar mayor de mármol está decorado profusamente y tiene un retablo de Martin Johann Schmidt que representa “El ruego de San Pedro y San Benedicto a la Virgen“.
El Cementerio de San Pedro está calificado como el más hermoso camposanto del mundo. Una cruel leyenda se cierne sobre los crucifijos de las siete tumbas: según la tradición, aquí están enteradas las siete esposas del picapedrero, Sebastian Stumpfegger, quien las mataría de la risa haciéndoles cosquillas. En verdad descansan aquí el propio picapedrero, su hijo y las cinco esposas de ambos.
En el cementerio Petersfriedhof, yacen la hermana de Mozart Maria Anna Berchtold zu Sonnenburg (1751-1829) y el amigo del compositor, Johann Michael Haydn, en la cripta municipal (subida a las llamadas catacumbas). Pequeños retratos recuerdan a estos dos habitantes famosos de Salzburgo.
salzburgo.viajandopor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: