La Catedral de Bourges

La magnífica catedral de Bourges se halla entre los edificios más sobresalientes del siglo XIII. A pesar de su construcción lenta (se comienza hacia 1172 pero se concluye dentro ya del siglo XVI), el plano previsto inicialmente no se modifica y, por lo tanto, en su estado actual es sin duda, por sus dimensiones, el más ambicioso erigido en Francia durante el gótico. A pesar de sus rasgos originales, que suponen el avance por una vía distinta, depende de las experiencias llevadas a término en Chartres.
Combina, junto a caracteres de gran modernidad, otros más arcaizantes. Entre los primeros, destaca su original organización del muro interior que visualmente simula la superposición de cinco niveles, cuando en realidad existen los tres genéricos. Esto sucede merced a la altura de la nave central y de los arcos formeros que la separan de las laterales, pues permite obtener desde ésta una perspectiva inusual. Evidentemente esta particularidad es única en Bourges. También es muy original la solución adoptada en las capillas del deambulatorio, a causa de la existencia de la cripta y, asimismo, ya en el exterior, los arbotantes extraordinariamente inclinados, explicables por el gran desnivel existente entre la altura de la nave mayor y las laterales. Entre los rasgos arcaizantes, quizá el que más sorprende es el tamaño relativamente reducido de las ventanas, en un edificio en el que indudablemente todo se ha pensado y medido muy cuidadosamente.

www.artehistoria.jcyl.es

1 pensamiento sobre “La Catedral de Bourges

  1. Las catedrales son la expresión más majestuosa de la sociedad medieval que impregnó de belleza a la Cristiandad. Ellas son un exponente de espiritualidad elevándose hacia el cielo como plegarias, pero también son una maravilla del arte arquitectónico de los que no hay antecedentes. Las pirámides son de una simplicidad casi infantil: una pila de piedras – una estructura tan básica como estable. Los templos griegos son poco más que galpones: techos colocados sobre columnas. Aún el Coliseo, impresionante como es, más ancho que alto. Pero las catedrales góticas son más altas que anchas, y sus altas torres son un verdadero encaje de piedra. No hay en el mundo antiguo una estructura tan ambiciosa como la Santa Capilla de Paris, con sus altas paredes de vidrio desafiando la gravedad, ni como tantos otros exponentes de la arquitectura gótica.
    “Los cielos relatan la gloria de Dios. Las catedrales agregan a ello la gloria de los hombres. Ofrecen a todos los hombres un espectáculo espléndido, reconfortante, exaltador”.
    “Los góticos han amontonado piedra sobre piedra, cada vez más alto, no como los gigantes para atacar a Dios, sino para aproximarse a Él”
    “El arte era para ellos (los góticos) una de las alas del amor. La religión era la otra”
    Su grandeza, al tiempo que suscita nuestra admiración más rendida, no deja de apabullarnos. «¡No somos más que despojos!», exclamó Rodin, deslumbrado por el esplendor de la catedral de Chartres.
    “Leo Moulin –dice Vittorio Messori – me habla de aquella Edad Media que ha estudiado desde siempre: «¡Aquella vergonzosa mentira de los «siglos oscuros», por estar inspirados en la fe del Evangelio! ¿Por qué, entonces, todo lo que nos queda de aquellos tiempos es de una belleza y sabiduría tan fascinantes?
    http://www.visitaturistica.com/historiamoderna066_cristiandad09.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: