El Virolai, canto a la Virgen de Montserrat. Escolanía de Montserrat

«De aquí, de Montserrat, de la región catalana, de España entera hay que sacar los sillares señeros de la nueva construcción»
Juan Pablo II Magno, Montserrat 1982

Rosa d`abril, Morena de la serra, de Montserrat estel, illumineu la catalana terra,
guieu-nos cap al Cel.

Amb serra d`or els angelets serraren eixos turons per fer-vos un palau;
Reina del Cel que els Serafins baixaren, deu-nos abric dincs vostre mantell blau.

Dels catalans sempre sereu Princesa, dels espanyols Estrella d`Orient,
sigueu pels bons pilar de fortalesa, pels pecadors el port de salvament.

Doneu consol a qui la pàtria enyora, sens veure mai els cims de Montserrat;
en terra i mar oïu a qui us implora, torneu a Déu els cors que l`han deixat.

Traducción:
Rosa de abril, morena de la Sierra de Montserrat Estrella . Ilumina la catalana tierra y guianos hacia el Cielo

En la Serra D´or, los angeles esculpieron esos picos para hacerte un palacio
Reina del Cielo, que los serafines bajaron danos abrigo, con vuestro manto azul

De los catalanes siempre sereis princesa, de los españoles estrella de oriente,
sois el pilar de fortaleza para el bueno y para el pecador, puerto de salvamento,

Dais consuelo a quien la patria añora, Aunque no haya visto nunca Montserrat,
en tierra y mar, ois a quien implora volver a Dios los corazones que le han dejado.

Himno dedicado a Nuestra Señora de Montserrat. Su primera estrofa empieza con los versos «Rosa d’abril, / Morena de la serra, / de Montserrat estel» [Rosa de abril, Morena de la sierra, de Montserrat estrella], por lo cual es conocido también con el nombre de «Rosa de abril».
La letra de El Virolai fue compuesta por Jacinto Verdaguer, y se publicó en el programa del certamen artístico y musical celebrado con motivo de las fiestas del milenario de Montserrat, en 1880. En ese mismo certamen se ofrecía un caramillo de oro con esmaltes como premio a la mejor melodía popular que se adaptara al texto de Verdaguer. El 25 de abril del mismo año se declaró ganadora —entre unas setenta composiciones— la melodía de Josep Rodoreda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *