La Catedral de Lima

Francisco Pizarro inició su construcción personalmente el lunes 18 de enero de 1535, día de la fundación de la Ciudad de los Reyes. Originalmente se denominó Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Su tamaño ocupaba el espacio del actual atrio. Se inauguró con gran pompa el 11 de marzo de 1540.

El 14 de mayo de 1541 se la elevó a Catedral del Obispado de Lima. En 1550 se inició la construcción de la segunda Iglesia Catedral, más grande que la anterior. Esta edificación albergaba los restos del asesinado Pizarro en una urna de la Capilla Mayor.

En 1564 el arquitecto Alonso Beltrán diseñó los planos de la tercera versión de la Iglesia Catedral, con tres naves, capillas y hornacinas laterales. La construcción se inició luego de que se le cediera nuevos terrenos entre los jirones Huallaga y Lampa.

Veinte años después el arquitecto Francisco Becerra modificó el diseño y dirigió la construcción de lo que sería, al menos en planta, la Catedral actual. En 1604 se estrenó un sector mientras se demolían las antiguas estructuras.

La Basílica Catedral de Lima, integrada por el conjunto de portada, altares, bóvedas y cajonería, se ha convertido en la obra arquitectónica más antigua de la capital peruana.

Debido a los terremotos que han asolado la ciudad ha sido reconstruida y modificada varias veces. En la actualidad ostenta varios estilos arquitectónicos, aunque predomina el estilo renacentista. Posee planta salón de tres naves y catorce capillas laterales.

Entre sus altares sobresalen los de La Concepción, San Juan Bautista, Santo Domingo de Mogrovejo y el de La Virgen de la Evangelización. Destaca la sillería del coro en el Altar Mayor, de diseño clásico, con tallas que representan a santos de la iglesia católica. En una capilla se guardan en una urna de vidrio los restos de Pizarro.

Guarda en su interior la hermosa imagen de Nuestra Señora de la Asunción, la capilla churrigueresca de la Inmaculada, un Cristo de marfil tallado y la Virgen de la Evangelización, coronada por el papa Juan Pablo II en su visita de 1985.

La Catedral alberga al Museo de Arte Religioso. Allí se conservan objetos litúrgicos, pinturas de las escuelas cusqueña, limeña y ayacuchana, de los siglos XVII y XVIII. Posee una importante colección de lienzos, esculturas, cálices y casullas.

Entre las grandes obras destaca una serie del Zodiaco de los Bassano (S. XVI – XVII), Exhibe además el vestuario que utilizaban los sacerdotes durante las diversas festividades religiosas, las que están adornadas con hilos de oro y plata así como pedrería diversa.

Contigua a la Catedral se encuentra la Iglesia del Sagrario, parroquia del Cercado de Lima. Al lado de esta se halla el Palacio Arzobispal, de estilo neoplateresco, cuyos balcones destacan en la Plaza Mayor. En la parte posterior se halla el Archivo Arzobispal, que guarda documentación de la época colonial.

La Catedral de Lima es parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Es la más antigua de Sudamérica y durante la Colonia fue la sede del poder religioso en los virreinatos de España.

El retablo de la Inmaculada Concepción
Fue trabajado por el ensamblador Asencio de Salas el 17 de junio de 1654. Es el retablo más destacado que se conserva en Lima desde mediados del siglo XVII. Pertenece a la generación de retablos anteriores a la introducción de columnas salomónicas. Destacan los cuatro bloques de tres columnas corintias de distintas altura y grosor.

Sufrió una modificación luego del terremoto de 1687. Se amplió la caja central y se introdujeron los paneles tallados por el escultor Francisco Martínez.

El retablo había sido dorado en 1655 por Francisco Vásquez. Y volvió a ser dorado en 1696 por Jacinto Mincha. Posteriormente se le colocó una imagen renacentista del escultor Roque Valduque que fue donada por el Emperador Carlos V.
Dirección: lado este de la Plaza Mayor de Lima. Jr. Carabaya, entre Junín y Huallaga.

www.enjoyperu.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *