Fallece Luis Echeveste, leyenda del Racing

 

Luis Echeveste Ascasíbar, el último jugador de la legendaria alineación del Racing de la temporada 1949-50, falleció este lunes a los 92 años en el Hospital Comarcal de Bidasoa (Guipuzcoa). Echeveste había sido el extremo de la gran delantera del Racing que logró recuperar la Primera División tras el primer descenso del conjunto cántabro y que, a pesar de ser de Segunda División, deslumbró a la afición futbolística de toda España con un juego vistoso y atacante que lideraba el genio de Rafael Alsúa.

Representantes del Racing y de su Fundación se dirigieron a sus familiares para manifestar las condolencias por el fallecimiento. Este miércoles se hará público un comunicado oficial y el domingo que viene el club guardará un minuto de silencio en el partido contra el Girona. En 2017, con motivo del partido que el Racing disputó en Irún contra el Real Unión de Irún, equipo donde Echeveste colgó las botas, ambos clubes le rindieron un emotivo homenaje en diciembre de 2017, antes de un enfrentamiento en el Stadium Gal, en Segunda División B.

Goleador
Nacido en Hondarribia (Guipuzcoa) el 21 de abril de 1927, Echeveste llegó a Santander procedente del Tolosa y se mantuvo en el Racing entre 1949 y 1952. Debutó oficialmente el 4 de septiembre de 1949, con victoria en los Campos de Sport por dos a cero ante el Club Ferrol. Los locales jugaron con Ortega; Lorín, Amorebieta, Ruiz; Herrero, Felipe; Nemes, Cánovas, Mariano, Herrera y Echeveste.

Echeveste era un extremo izquierdo de gran rapidez y fuerza que tenía además una gran capacidad goleadora debido a su potente disparo a portería. Formó parte de una popular delantera formada por Nemes, Joseito, Mariano, Alsúa y Echeveste. En su primera temporada en el club marcó una veintena de goles. Su marcha se produjo en 1952 rumbo a la Real Sociedad, en un canje que los cántabros hicieron con su amigo Alsúa, que regresaba a Santander. Debutó oficialmente con los donostiarras en partido de Primera División ante el Valencia.

En el verano de 1957 fichó por el Real Unión Club de Irún, club con el que jugaría las últimas dos temporadas de su carrera deportiva. Consiguió el ascenso a Segunda División con los iruneses en 1958 después de ganar en la promoción decisiva al Lérida. Marcó en el Racing 40 goles en los 102 encuentros que disputó con el conjunto cántabro.

Raúl Gómez Samperio / El Diario Montañés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: