Gerardo Diego: Égloga de Antonio Bienvenida en el XLIV aniversario de su muerte

 

 

 

De un Antonio a otro Antonio tiendo un arco.
Fábula de Antonio Fuentes.
Égloga de Antonio Bienvenida.
Arco de puente al río de mi vida.
Y cómo fluye el agua año tras año
llevándose en su espuma imperceptible
la repetida suerte, la increíble
revolera de engaño y desengaño.
……………………………….
Égloga sueño este poema, Antonio,
mi puro testamento o testimonio
de la suerte o la muerte.
Égloga o elegía,
pues la alegría unida a la tristeza
en tu toreo son naturaleza,
don de lágrimas hondo, y merecía
tu cruzar por la plaza paso a paso
el verso natural de Garcilaso.
……………………………
Qué inmensa gratitud os adeudamos
a vosotros, sí, mágicos espadas,
que renováis con vuestros frescos ramos
nuestras sienes nevadas.
…………………………………

Y al comprobar que el tiempo se repite
y que eterno es lo eterno
vuelvo a gozarte a ti -yo imberbe y tierno-
a ti, Rafael el Gallo, en aquel quite,
centelleante el fabuloso terno,
y en aquellos tus cambios por la espalda,
vaivén soberbio de pavorreales
estelando los pases naturales.
…………………………………..
Y cuando hoy te aplaudo y hoy te auguro,
te veo igual, entonces ya maestro
y hoy niño alegre y diestro,
tan rico de futuro
en tu hora meridiana,
tan maestro en tu agraz verde manzana.
…………………………..
Y tantas más estampas
de indeleble hermosura:
verónicas marinas en bordadas
siempre ganando altura,
la puesta en suerte, clásico pretexto
a un trenzado de largas alternadas,
y aquel llevarte al sexto,
tú hacia atrás resbalando
y en tu babero, tántalo penando.
Y el molinete vertical y puro,
ángel de la sorpresa en los linderos.

Antonio, mi cantar aquí se acaba.
La luna asoma y todos mis corderos
se hartaron de pacer mientras cantaba.

Gerardo Diego. Égloga de Antonio Bienvenida. Del libro La suerte o la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: