Respeto a los símbolos de Santander

En estos días se teje otro golpe a la memoria reciente: los tres galeones con los que el santanderino Vital Alsar rememoró la expedición de Francisco de Orellana, y la amplió con un tornaviaje desde Brasil a Santander, están amenazados y si no se pone remedio pueden terminar siendo astillas. Los tres galeones, con los que el marino santanderino surcó el río Amazonas, atravesando tres países, se encuentran en mal estado de conservación y amenazan con desaparecer en los próximos temporales de invierno. Por el momento, el Ayuntamiento de Santander, de quien depende el mueso al aire libre, guarda silencio, pero los movimientos políticos apuntan a un abandono de este legado que el cántabro dejó en su tierra.

 

MANUEL ÁNGEL CASTAÑEDA 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: