Hoy regresa la castañera de la Porticada

La presencia del puesto de castañas en la esquina de la Plaza Porticada, marca la llegada del invierno a Santander y la ocasión de probar ese fruto asado y caliente, una mini calefacción para el cuerpo, tanto si las comes como si las guardas en un bolsillo. Este curioso asador lleva en activo desde 1932, cuando le abrieron los padres de Antonio Salas Lopez, conocido popularmente como “El Castañero de La Porticada”. Antonio tomo el relevo de sus padres y llevo el puesto durante 50 años ayudado por su mujer María Luisa, han estado en La Plaza de Las Estaciones, en la de Numancia, pero sobre todo en La Porticada, jubilado desde hace varios años ha tomado el relevo una de sus hijas Tere Salas, que es actualmente la “maquinista” de este popular tren que no lleva a ninguna parte.

 CANTABRIA Y SANTANDER EN EL RECUERDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: