HO

19 enero 2021

Francisco Antonio de Hermosa y Revilla,​ de Pámanes a gobernar Rota

Francisco Antonio de Hermosa y Revilla,​ primer conde de Torre-Hermosa (PámanesCantabria1657 – Madrid15 de diciembre de 1714) fue un noble y empresario españolcaballero de la Orden de CalatravaGentilhombre de Cámara de su Majestad, miembro del Consejo de la Cruzada y veinticuatro de Sevilla.

Francisco de Hermosa nació en 1657 en la localidad cántabra de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes, siendo hijo de Juan Manuel de Hermosa y Avellano y de Josefa de Revilla y Gallo.

A los doce años fue encomendado al hermano de su padre, Antonio de Piña Hermosa, por aquel entonces obispo de Jaén y anteriormente presidente de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid y obispo de Salamanca; a la muerte de su tío, Hermosa entró al servicio del duque de Arcos de la Frontera.3​ Su primer matrimonio fue con María Núñez de Prado, miembro de una familia noble andaluza propietaria de grandes olivares; tras este ventajoso matrimonio, alcanzó el puesto de Gobernador de la villa de Rota.3​ Después de enviudar, se trasladó a Sevilla, donde emprendió diversos negocios que contribuyeron a aumentar su fortuna, en esta ciudad se casó con Manuela Hidalgo de León.3

A partir de 1702 aprovisionó al ejército del rey, Felipe V, en su defensa de Andalucía. Un año después, en 1703, se trasladó a Madrid y tras enviudar, por segunda vez, se casó con Teresa González Lanzas.​ Durante la Guerra de Sucesión Española (1701 – 1713) se decantó por el bando de la Casa de Borbón, lo que le valió el otorgamiento del título de Conde de Torre-Hermosa, el 12 de enero de 1706.

En 1704 o 1710 mandó remodelar el Palacio y la Torre de Elsedo en su pueblo natal a Francisco de Agüero pero hasta 1716, ya fallecido Francisco de Hermosa, no finalizaron las obras; restauró la torre señorial, levantó la capilla y nuevas estancias (habitaciones y servicios).

Francisco de Hermosa falleció en Madrid, el 15 de diciembre de 1714, le sucedió como conde su hija, Ana Antonia de Hermoza Núñez de Prado.

A %d blogueros les gusta esto: