El SDR que no vimos