Pachi Bollos: el hombre que se comió 236 croquetas y después cenó…

Una a una, ni cuenta no me di tampoco—dice Pachi.
Pachi Bollos es socio de Istingorra. uno de los muchos clubs populares en que los donostiarras rinden culto a la amistad y a la buena mesa.
Aquel día se celebraba en Istingorra un banquete, y como Pachi Bollos, que es carrero de una fábrica de cerveza, tiene un carro con un caballejo, fué el encargado de transportar las vituallas desde el restaurante. 
Por el camino iban soltando un olorcillo muy agradable las croquetas. Se las habían colocado alli cerca, junto al asiento. Cogió una y se la comió.—¡Arre, caballo! 
Luego vio otra muy doradita. —Manos de ángeles pa la cosina tiene esa Marichu—se dijo Pachi. Y se comió también la croqueta doradita. El camino era un poco largo, porque Istingorra está pasado el túnel de Miramar, en el barrio del  Antiguo, y entre «¡arre!» al caballo y elogios mentales a la cocinera, cuando Pachi llegó se había comido doscientas treinta y seis croquetas. Todas las del banquete. 
Fuente:Estampa, Madrid 1936

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *