SDR EN LA RED

Dies Domini 9-11-2008

Fiesta de la Dedicación de la Basílica de Letrán.
Foto:San Pedro Apóstol.Plaza de San Pedro.Ciudad del Vaticano.

Evangelio

En aquel tiempo se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: «Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre».Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: El celo de tu casa me devora. Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?»Jesús les contestó: «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré». Los judíos replicaron: «¿Cuarenta y seis años ha constado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»Pero Él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de lo que había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la Palabra que había dicho Jesús. (Jn 2, 13-22 )

Comentario

En todo el orbe católico, hoy se celebra la fiesta de la basílica de Letrán, cabeza y madre de todas las iglesias de la ciudad y del orbe. Es una fiesta de la Iglesia, comunidad de personas, jerárquicamente organizada por su Fundador, enviada al mundo para anunciar y realizar las maravillas que Dios quiere hacer con los hombres. Todo eso se simboliza en un templo, lugar donde la comunidad se reúne y donde el obispo tiene su cátedra. La basílica de Letrán, dedicada al Salvador, es la catedral del obispo de Roma. Celebramos hoy la universalidad de la Iglesia católica, que tiene su epicentro en Roma, en la basílica de Letrán, desde donde el Papa nos preside a todos los cristianos en el amor de Cristo.La fiesta de la Iglesia nos remite a Jesucristo, su Fundador. La Iglesia es su Cuerpo, su prolongación en la Historia. En el cuerpo de Cristo -escribe san Pablo a los colosenses- «reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente». Ese cuerpo de Cristo es el templo de Dios, la morada definitiva de Dios entre los hombres. Es un templo no construido por los hombres, sino por Dios. «Destruid este templo y en tres días lo reedificaré… Él hablaba del templo de su cuerpo». Jesús no estaba hablando de ningún edificio material y, por tanto, Él no estaba atacando ningún templo, ni del Antiguo ni del Nuevo Testamento.La Iglesia en la tierra está simbolizada en edificios visibles, pero está compuesta por personas vivas. Pertenecen a la Iglesia, en primer lugar, todos los santos del cielo. Es la Iglesia triunfante. Además, todos los salvados que se purifican en el purgatorio: es la Iglesia purgante, por la que oramos continuamente. Y en la tierra peregrina la Iglesia militante. Los que están unidos a Cristo son como piedras vivas que constituyen un templo nuevo. La Iglesia, comunidad de personas, Cuerpo de Cristo, es en el mundo como un signo del encuentro de los hombre con Dios y de los hombres entre sí.Podemos celebrar la fiesta de la Iglesia a distintos niveles: a nivel local, es el templo parroquial, lugar donde se reúne la comunidad parroquial bajo la presidencia del párroco, que hace presente a Cristo cabeza en medio de su pueblo; a nivel diocesano, es la catedral, lugar donde se reúne la comunidad diocesana bajo la presidencia del obispo, en ese templo llamado catedral -de cátedra, sede-, por ser el lugar desde donde el obispo preside y enseña a su pueblo en nombre de Cristo; a nivel universal, la basílica de Letrán, la catedral del sucesor de Pedro, que nos preside a todos los católicos en la caridad. Es la misma y única Iglesia de Cristo a distintos niveles. Hoy celebramos la dedicación de la catedral del Papa, la basílica de San Juan de Letrán, del Santísimo Salvador, en Roma.
+ Demetrio Fernández, obispo de Tarazona
Please follow and like us:
Pin Share
Síguenos por Email
RSS
TWITTER
A %d blogueros les gusta esto: